miércoles, 17 de marzo de 2010

EL PRECIO DE SER INDEPENDIENTE (Carta Abierta a los Artistas e Intelectuales Españoles)

 

Hoy presento la CARTA ABIERTA A LOS ARTISTAS E INTELECTUALES ESPAÑOLES a las instituciones oficiales correspondientes, aunque sigue abierta la adhesión de firmas.

Casualmente, la Carta por la liberación de los presos políticos en Cuba fue convocada coincidentemente con esta iniciativa mía.

Una cosa es la libertad, y otra es la independencia. El motivo y la puesta en marcha de esta (mi) carta abierta han sido totalmente míos y de un pequeño grupo de amigos que me han ayudado desde el principio, además de todos los que la han firmado y otras personas, hasta ahora desconocidas, que han apoyado y respaldado por espontánea solidaridad. Por supuesto, mis recursos son limitados, muy limitados. No tengo conocimientos informáticos suficientes para hacer correctamente una convocatoria de firmas como lo ha hecho OZT blog, y tampoco tengo dinero para pagar a un profesional. Carezco de apoyo de partido político alguno y de asociaciones de la disidencia cubana. Yo mismo no pertenezco a nada, como tampoco pertenecí a nada en Cuba “revolucionaria”, que es prácticamente la única que conocí. Si mal se entiende la libertad (y el uso de “la libertad de expresión” se ha convertido en lugar común para muchas cosas), mucho peor se acepta la independencia. O estás, o no estás. Pero todo con disciplina de partido. O te envuelves en la bandera o te la pones de taparrabo, pero si no incorporas todo el léxico repetitivo de la obviedad no eres aceptado y siempre serás sospechoso. Justamente eso mismo me sucedió en Cuba y me costó universidades y llevar una vida con el mínimo de recursos, pero independiente: se podía hacer, aunque era peligroso y desaconsejable. Cuestiono mucho el heroísmo, y mucho más el patrioterismo.

Ahora mismo no he podido resistirme a comentar un post de la poeta (nacional) cubana, Mª Elena Cruz Valera, en el blog OZT, en el que habla sobre la facilidad de ser considerado “delincuente” en Cuba y donde, entre las razones que da (y que yo viví, y no ella, por simple cuestión de edad), se refiere a “los escritores con ínfulas de ser independientes”. Le he recomendado el aprendizaje del castellano, porque lo que ella llama “infulas” es aplicable precisamente al otro tipo de intelectuales y artistas que quieren ser oficiales. El comunismo es una religión, y como religión su dios está por encima de todo y de todos, da cordel pero no perdona la vida del pez, sobre todo si éste se atreve a pensar que es más inteligente que el anzuelo. Lleva su pequeño cuaderno de notas y cuando ve que el infeliz osa lucir alas que el dogma no le proporcionó, ¡zas! se las corta a rente, y lo manda al sótano oscuro o al purgatorio. Yo, iluso de mí, una y otra vez vuelvo a caer en el mismo error: ese dogma lo llevan dentro muchas personas con ínfulas de medir la advocación de otras almas.

Pero, claro, tendría que morirme para dejar de ser yo mismo: persona, individuo, ser humano, independiente y libre por la gracia de la vida y la muerte.

© 2010 David Lago González

IMPORTANTE: LA ADHESIÓN DE FIRMAS QUEDA ABIERTA HASTA QUE YA NO TENGA SENTIDO PEDIR RESPETO.

3 comentarios:

Zoé Valdés dijo...

Querido David, esta carta es muy diferente a otras, no cejes.

El Tinajón dijo...

Adelante David, tú haces lo que tu conciencia te dicta, lo y los demás no tienen importancia, sólo cuentas tú y tus ideas.

Chiquitamala dijo...

Es una carta muy justa y razonable, en los tiempos que corren. Por nada del mundo te consideres solo en este empeño, tu iniciativa es valida, desgraciadamente como "ente aislado y sin recursos" no puedo brindarte mas que mi tecleo a amigos para que la conozcan y distribuyan. Un abrazo