lunes, 13 de septiembre de 2010

El síndrome de Pepe Luis

.

IMG 019© 2010 David Lago González 

.

O yo estoy loco –bueno, sí, claro: es vox populi desde hace rato—o me parece que, a nivel global (tanto de globo terráqueo como de globo etéreo, así como de burbuja financiera o inmobiliaria) la inconsistencia se expande con más rapidez que el VIH.  La llamo “síndrome de Pepe Luis”, por Pepe Luis, nuestro querido presidente Zapatero, y síndrome porque parece ya una enfermedad reconocida y aceptada como inevitable y esperada consistente en la rectificación de una declaración a lo sumo en 24 horas.  Yo creo que el foco de la infección parte de aquí, de ese hombrecito singular con pinta de marioneta pero con vida propia para superar a las manos que le manejan; su sonrisa infantil traviesa se ha convertido ya en una especie de colofón, de cierre para cualquier brillantez que salga por esa boca.  Veo que ese mismo virus ataca algunas veces a Obama.  La manifestación del bicho en el cerebro de Fidel Castro ha sido escandalosa, y claro, éste, como todo manipulador elemental, nos echa la culpa a los demás, que “no supimos entenderle…”  Ahora, por último, el presidente de Turquía, Nosécuánto Erdogan, gana unas elecciones “europeistas” y laicas para acercarse más a Europa, después de financiar y montar la que montó aliándose con Admidana….etc y Hamás, y la paja* de los onegetistas y los ingenuos, cuando la flotilla “humanitaria” a la Franja de Gaza.  ¿Hasta dónde vamos a llegar?

DLH

*No me refiero al onanismo, sino a la paja en el ojo que no deja ver claro.

.

1 comentario:

Lamanga dijo...

si te digo que los escogen por el tamaño del sombrero de piquitos, aquel que ponian en la escuela a los burros...

besos

oye, a veces no comento nada,para no interrumpir el dialogo... porque gozo las cronicas y los personajes que vas presentando, pero aqui ando...