jueves, 8 de abril de 2010

Me tomo la libertad...

.

6a00d8341c683453ef01156fb27539970b-800wi

.

 

...de reproducir este post de Zoé Valdés y la carta que en su momento dirigió el Movimiento de la Nueva Trova, liderado por Silvio Rodríguez y Pablo Milanés como poder bicéfalo, porque, aunque nunca conocí a Mike Pourcell, creo que fue en la segunda carta que Carlos Victoria me escribió desde Tarará a Camagüey, en los primeros 60, donde me comentaba que “en la beca” había “un muchacho que tocaba muy bien la guitarra y con el que se ponía a cantar canciones de los Beatles”. Y me decía su nombre. Por alguna extraña razón, nunca se me olvidó, y estoy prácticamente seguro que al escribirlo lo hacía de la manera en que aquí lo nombro yo: Pourcell. No sé si él recordará a Carlos de esa etapa.

Los dos mejores exponentes de la llamada Nueva Trova Cubana en verdad no solían tolerar muy bien a quien apuntara representar un talento que pudiera irse por encima del de ellos. Razón por la que, independientemente de la natural, Noel Nicola y otros cantautores quedaron más bien en el intento de serlo, y muy a la sombra de los dos grandes.

Fue de todos conocidos el rechazo y la cerrada de filas que hicieron ante Amaury Pérez cuando éste despuntó como cantautor y también un poco en su pretensión de mega-estrella, dado el heritage que le venía por ambos padres. Para mí fue ya bastante sorprendente cuando a principios de su revival en España, fui a verle al Café Popul-Art, y sentado a la primera mesa al pie de la tarima desde donde cantaba, le oí deshacerse en elogios hacia Silvio y relatar anécdotas de confraternidad con lo que yo conocía de muy buena mano que había sucedido de forma contraria. Luego se ha visto que ha sobrepasado con creces la vileza de los dos puntales de la Nueva Trova que, ya desde hace algún tiempo, esbozan signos de reciclaje.

Evidente y burdo una vez más. Pero estoy seguro de que si se presentan como “alternativa”, o “voces alternativas”, muchos de los que ahora les insultan merecidamente, se tragarán sus palabras y los acogerán en su seno.

De pena.

© 2010 David Lago González

 

-o-

 

Una Carta del Movimiento de la Nueva Trova a Mike Porcel. Para no olvidar.

ABRIL 8, 2010

etiquetas: Castrismo, Cuba, Mike Porcel, Movimiento de la Nueva Trova, Pablo Milanés, Silvio Rodríguez, Zoé Valdés

por Zoé Valdés

 

Mi querido Mike Porcel me envía esta carta, acompañada de esta reflexión (fragmento para entender el contexto), y me autoriza a publicarla:

 

“Hola, Zoe querida, ¿cómo estás?

… ¿Crees que esos desalmados sean capaces de inmolarse y hundirse con la Isla? ¿O más bien le prenderían fuego al polvorín mientras escapan como puedan?


Te mando attached esta carta que ayer presenté por primera vez en público en el programa de Oscar Haza. Hasta hoy no la había mostrado nunca. Fue deslizada por debajo de la puerta durante la semana que duraron los mítines de repudio del tristemente célebre  Movimiento de la Nueva Trova liderado por Silvio y Pablo (entre otros) a la casa de mis padres. Lo irónico -como decía ayer  en el programa- es que yo no estaba allí. O sea, que mis padres y mis hermanos fueron los que recibieron ese regalo .Como podrás leer la carta no tiene desperdicio, mucho más leída  años después y a la luz de los nuevos acontecimientos de repudio a las Damas de Blanco(lo mismo que en el 80) y las supuestas declaraciones tibias y  tardías, a mi juicio, de Silvio Rodríguez y también de Pablo Milanés.Es la típica carta fascista donde ellos se toman  el derecho  de hablar por “el pueblo”. Al final hay un párrafo muy interesante que dice: “Vete (no me dejaron salir sin embargo hasta 9 años después cuando la Comisión de Derechos Humanos de la ONU fue a Cuba en 1988 y abogó por mi caso),  pero nuestro odio te perseguirá por donde quiera que vayas”….

Muchos cariños.
Mike.”

--

“Del Movimiento de la Nueva Trova de la Provincia Ciudad de la Habana al ex – compañero Mike Porcel.

Hace muchos años el joven José Martí, a quien la hombría se le desbordaba en su amor por su Patria y sus hermanos, escribía a un ex – condiscípulo suyo:

“Has soñado alguna vez con la gloria de los apostatas?

¿sabes como se castigaba en la antigüedad la apostasía?”

…y después de un juicio militar iba a pagar con su sangre y su sudor, con sus anos de juventud quemados entre las piedras de una cantera, la valentía de haber escrito una denuncia contra un traidor.

Nunca esperamos los Miembros del MNT, que aquellas palabras escritas por nuestro Apóstol iban a ser aplicadas a uno que consideramos una vez un compañero.

Se enciende la sangre al recordar las horas de canción y esperanza compartidas y ahora pisoteadas por ti.

Nos crece el furor al recordar cuanta miseria pudiste haber seguido combatiendo; cuanto horror pudiste haber seguido denunciando; cuanta verdad perdiste’ cuanto vuelo has matado; a cuantos asesinos de pueblos has vinculado tu destino; a cuanto luto de madre vas a ayudar con tu traición; a cuanta mentira te has sumado.

¿Con que palabras vas ahora a poder cantar? porque tu lenguaje, el que te hizo ser querido por nuestro pueblo, le pertenece al pueblo y no a ti.  ¿Que cantos van a ser de ahora y en lo  adelante los tuyos, que no sean los cantos de la nada, los cantos de la mentira?

Tu mismo viste como aquellos hacia quienes corriste a unir tu destino sometían a la mas horrenda pobreza al pueblo de Etiopia; tu te horrorizaste con la imagen de la miseria humana forjada por el imperialismo y sus agentes y ahora te conviertes en un sirviente más de los ensangrentados, en un criado de la ignominia, en un agente de la furia y la maldad burguesas.

No se trata de volverle la espalda a un pedazo de tierra, a un conjunto de calles y gentes; se trata más bien, de huir cobardemente de la verdad, de escapar de todo lo que riega luz, de renunciar a llevar la estrella sobre la frente y volver a ser el buey, la bestia, la negación de lo humano, la imagen vituperable de todo lo que los hombres han soñado con no ser nunca.

La traición a la Patria es la negación de la fuerza que permite a los hombres calificarse como tales; es la renuncia al amor por el trabajo, por la humanidad, porque traicionar a un grupo de hombres es traicionar a todos los hombres, porque abjurar de los principios es perder el vínculo con la vida.

Tu traición no es solamente la hecha a los compañeros, a los amigos, ni siquiera a tu familia. Es la traición a ti mismo,  a menos que todo lo que hasta ahora has hecho, lo que hayas creado y edificado no haya sido mas que una sarta de hipocresías y mentiras.

Vete y piensa que a donde quiera que vayas te seguirá nuestro odio y la lastima con que hemos observado la gradual degradación de un hombre.

El pueblo de Cuba y el Movimiento de la Nueva Trova

Ciudad de la Habana

21 de Mayo de 1980

“AÑO DEL CONGRESO DEL PARTIDO”

1 comentario:

Chiquitamala dijo...

me he quedado fria leyendo esa carta- el odio me hace daño-...joder es el mismo lenguaje de algunos comentarios que me estan destinados en el blog, ay