lunes, 5 de abril de 2010

Incongruencia

.

 

.

Me molesta que por el hecho de haber nacido en Cuba, la gente crea que sólo quepo en una isla.  Por eso esta mañana salí y me encontré a los Reyes de España descubriendo una maqueta conmemorativa por el centenario de la Gran Vía madrileña.  Allí estaba también Gallardón inexorablemente, con su carita de estudiante de colegio de curas.

Supe entonces que Sus Majestades partían raudas y veloces hacia La Casa del Libro a conmemorar también el centenario del poeta Miguel Hernández.  Algo chirrió estruendosamente dentro de mi cabeza.  ¿Miguel Hernández  --en mi opinión, el poeta más sólido de la generación del 27—no era republicano, y no murió por La República?  ¿Qué hacía, pues, la Corona homenajeando su aniversario?

Decididamente, los homenajes siempre son un peligro.

David Lago González

 

1 comentario:

Chiquitamala dijo...

Magistral esta cronica, que buena, por dios!

besos