martes, 22 de febrero de 2011

Lessons to be learned

Sí, como he oído y visto decir a Simon Peres, las revueltas generalizadas por el mundo árabe, llevaran real y finalmente a regímenes más justos y a una armonía de distintas formas de vida que no tienen por qué vivir eternamente enfrentadas haciendo pender a todo el mundo de un hilo, también la Unión Europea y los distintos países demócratas y “demócratas” que marcan y deberían marcar un seguimiento de los desmanes que otros tantos cometen impunemente, deberían darse cuenta de que todo esto es asimismo una lección para ellos y sus mandatarios, y deberían comedirse más al abrazar, secundar y refocilarse pública, notoria y vergonzosamente con sátrapas, dictadores, reyezuelos, represores totalitarios de cualquiera y de ninguna ideología, que cuando dicen a mostrar las verdaderas hienas que llevan dentro, los dejan en tal mal lugar.  Esto vale para todos, pero en particular se lo pueden aplicar con todo el peso implacable de la justicia personajes como Berlusconi (con respecto a Gaddafi), Sarkozy (con respecto a Ben Alí) y José Rodríguez Zapatero (con respecto a Fidel y Raúl Castro, y a Mohammed nosécuántos).

No es lo mismo un beso de piquito que uno de tornillo.  Vergüenza sobre todos ellos.  Shame on them.

(Como el Chávez de Venezuela es el más impresentable de todos los liberticidas, y ofende y da vergüenza ajena sin ni siquiera hablar la boca –que nunca mantiene callada—, ya va por el mundo con un cartel tácito de no acercarse mucho al perro.)

DLG