viernes, 3 de junio de 2011

Revisitando LA RESACA DEL ABSURDO

.

RESACA ABSURDO_TAPA

.

 

Ahora que he estado repasando este libro que se fue escribiendo a trompicones para ser editado finalmente en 1998, veo que el tiempo pasa sobre uno, pero, paradójicamente, casi se mantiene inalterable. Leeré tres poemas de él (los más cortos) en la presentación de LOS SONIDOS DEL SILENCIO y los he estado escogiendo y midiendo el tiempo. Concibo la poesía leída como un espectáculo, al menos un esfuerzo de plasticidad que pueda convertir las palabras en imágenes. Si no, ¿para qué leer en voz alta?

Seguramente haré el ridículo una vez más porque esta jornada alternativa ha sido tan alternante que no conozco otros posters colocados y distribuidos por Madrid que los que yo, como invitado, he colgado en algunos sitios y café-librerías. Un desastre. Ya está comprometido, y, en fin, estoy acostumbrado a hablar conmigo mismo (algunas veces no sólo en silencio) y también con y contra las paredes de mis blogs.

Desempolvo, pues, uno de sus poemas, y lo mezclo al desorden que siempre ha existido en mí, y que cada día crece más y más.

.

.

Oficio de poeta

.

Si los espejos no le sirven para soñar

con que una rama iluminada de improviso

ante el roce de uno solo de sus viajes

pueda asumir una forma real, es porque

como un pez ha saltado de las aguas

y cruzado sobre islas enteras.

Si se ha despojado de su sombra

como a su tiempo se desentiende

la cuna de la mano que la mece,

es porque el eco que guarda siente el mismo recelo

que si escuchara venir de muy lejos

un zumbido de flechas totalmente emponzoñadas.

¡Ha cedido, St. John-Perse, ha cedido!

Ha vencido el ángel de todos esos desconocidos amigos

cuya vieja muerte real le ha sido siempre inadmisible,

porque le rescatan y le llevan consigo a su dolor.

Para él, la luz brilla dentro de lo invisible y el misterio,

y aquellos que le enseñaron a amar lo hermoso y lo terrible

vienen a sus ojos como la caricia de un padre: severa y frágil.

Ha cedido. Han penetrado en él el fuego,

la noche perfecta, la soberbia voz humana,

la zozobra del náufrago y la demencia del héroe,

la esperanza.

.

Y algún que otro dios.

.

(Camagüey, 1977)

© 1977 David Lago González

.

Ya no escribo así. Luego me dio por desnudar el poema de metáforas y he dejado el verso en puro hueso. Por eso tal vez ahora hincan más las palabras.

.

© 2011 David Lago González

7 comentarios:

Sofía Serra Giráldez dijo...

A mí me gustaría oírte recitar, aunque me conformo con leer para mis adentros poemas como éste, y "los otros", esos más huesudos.
:)..seguro que está yendo todo bien, que eres mu exagerao: ni que fueras andaluz, joé..:)
Un beso

Zoé Valdés dijo...

Es un libro de una gran belleza. Tuve el honor de oirte y me gustó mucho, sobre todo tu cadencia muy personal.

El Tinajón dijo...

Que todo salga bien David. Porque saldrá bien, que carajo!

Esperanza E. Serrano dijo...

David, me gusta tu estilo literario, tu conducta sincera y desenfadada, me encanta tu honestidad, por eso no me canso de leerte. Ahora bien, te confieso que aunque somos de la misma edad, yo estoy chapada a la antigua, en algunas cosas,me encanta leer acostada en un sofá cerca de la ventana, con la claridad del día porque las bujías me dan mareos.
Todo ese preambulo es solo para saber ¿cómo puedo hacerme, aunque sea, de uno de tus libros?
Aqui te dejo mi email para que me envies la información. Yo vivo en Brandon, Fl USA, razón suficiente por la cual no puedo aspirar a "revisar" los anaqueles de las librerías" donde alguna vez dijiste que aun quedan algunos ejemplares
gerona08@hotmail.com
Saludos Espe

Esperanza E. Serrano dijo...

David, revisando la lista de tus seguidores veo que al parecer, me borraste, porque no aparezco en ninguna parte. Si es asi, hazmelo saber.
Esperanza

David Lago González dijo...

Esperanza, revisé ahora la lista de seguidores y, efectivamente, no estás, pero yo no te quité, nunca he quitado a nadie y en realidad no sé ni cómo se hace ni si lo puede hacer uno. Esta es la pura verdad, no hay otra en lo absoluto: no hay ninguna razón, además. Prueba a hacerlo de nuevo.

De cualquier forma, a mí, de una parte a ahora, me sucede que no puedo darme alta como "seguidor" en ningún blog que lo intente. Pincho el link de Google y no logro que se abra. Un amigo me dijo que seguramente habré actualizado algo (o se habrá actualizado algo, versión nueva de Firefox o whatever) que está impidiendo que lo haga, pero no sé cómo solucionarlo.

Luego te escribo a tu email. Acabo de llegar de la calle y estoy muerto.

Un abrazo.

Esperanza E. Serrano dijo...

Menos mal que me respondiste,.
Me he pasado el día triste, pues bien sabes cuanto te aprecio.
Un beso Espe