martes, 27 de julio de 2010

“La Perla del Caribe” o el colmo de un anti-típico/tópico/folclórico

.

needless noise

.

 

Las cosas se me han puesto malas en Wooster. Hace un rato justamente conversaba con el dueño sobre el placer de hacer lo que yo hago: leerme el periódico mientras desayuno, lo cual proyecta una cierta imagen del hombre que tiene su vida resuelta. La realidad no es tan así, pero sí estoy totalmente de acuerdo en el placer inmenso, impagable (que en mi caso debo a distintas enfermedades), que me produce ese ejercicio matutino diario.

Pero resulta que hay crisis y que toda persona con un negocio quiere ganar dinero a cómo sea. Yo me siento en un rinconcito, a la entrada del establecimiento, donde sólo hay espacio para dos mesas antiguas pequeñas, y estoy mucho más alejado y protegido de los odiosos y letales humos tabacaleros y remarcadamente apestosos tales como los Ducados y el hashís (no estamos en Amsterdam, pero da lo mismo). Y como hay crisis, el dueño ha instalado allí dos máquinas de jugar, de ésas que sobre todo a los chinos arrebata.

Pero no son simples y comunes máquinas de juego. No, no, no. En mi caso tenía que haber un “añadido”, un plus, un extra, un bonus.

El plus consiste en que una de las máquinas se llama “La perla del Caribe”, y han querido hacerla tan perfecta que la voz grabada que saluda y anuncia los premios o cuando pierde, etc., tiene acento cubano. Pero acento cubano del profundo estandarizado, ese cheo habanero que ya se ha extendido a todo el archipiélago –me cuentan— y que hace que uno no entienda lo que los últimos llegados dicen porque no conocen algo tan básico como la vocalización y todo se institucionalizó con el acere, monina, hermano y broder (lo primero que el inmigrante común imita es lo peor de cada sociedad), de modo que estoy tomándome mi café con leche y leyendo cualquier noticia y de pronto escucho: “¡te la llevaste, acere! ¡qué sue’te!”, o “mete otra monedita, broder”.

Sé que eso sólo me puede pasar a mí. Es un castigo divino. O un castigo de Fidel, que también es algo divino, pero en sentido contrario.  La materialización del dicho español de “si no quieres caldo, te darán tres tazas”. Una completa batea de líquido lingüístico de los mangles recibo a veces y tengo que levantarme e irme, o refugiarme en la última de las mesas y aguantar las pestes de los fumadores, o lanzarme a la terraza donde la gente fuma igual y es más caro. No sé cuándo mi querida amiga Trini va a hacer efectiva la ley anti-tabaco (lo único bueno de la legislatura socialista), a pesar de que diariamente le paso un mensaje a su despacho.

Y ahora, esto: una máquina que habla como el tío de la esquina que dejé hace 30 años y que se ha multiplicado geométricamente, haciéndonos pasar por la vergüenza de que todo el mundo piense que los cubanos hablamos así (además de todas las otras etiquetas). Todavía no he coincidido con ningún jugador que se lleve el premio mayor. Supongo que entre el tintineo de las monedas cayendo en la bandeja, se escuchará la voz de Celia Cruz gritando “¡Asssssúca!”

 

© 2010 David Lago González

7 comentarios:

María Gina Valero Ortiz dijo...

Me gustas cuando escribes por que el cafe es etreno...me rio y me salen unos lagrimones de muerte.

El Tinajón dijo...

Ay David, éste post es genial, me imaginaba allíy todo. Pués "tío" no te quedara otra que sentarte con los fumadores, y si es hachis respira profundo a ver si te anima. Suerte.

David Lago González dijo...

Pero es verdad lo que cuento. Estoy esperando que en cualquier momento la máquina se autonomice y empiece a decirle al tío que juega: ¡arriba, papi; síguele metiendo que e'tamo ganando!

Yo creo que eso no se lo hacen a ninguna otra nacionalidad: ¡ése es el respeto que nos hemos ganado!

Chiquitamala dijo...

Me da pena contigo pero estoy doblada de la risa, qué clase de castigo , que karma te persigue..

Karin Aldrey dijo...

Mi pequeño, esto me parece terrible! Aunque se sabe que ese lenguaje es de la nueva escuela callejera de la Cuba de hoy, que ya no pertenece al getto, sino a la ¨cultura¨ heredera de la vulgaridad pseudorevolucionaria.
Por otro lado, no es por defender a la madre patria, pero bastante mofa y burla hemos hecho de nuestros antepasados gallegos, que en el sentido genérico significa ¨habitantes de la península ibérica¨, excluyendo claro está, a los portugueses. Cuántos chistes denigrantes no pululan por ahí de nuestros antepasados, todos creados en Latinoamérica? Pues ya era hora de que nos tocara un ramalazo. Así son de crueles los chistes!
De todas formas me pasó como a la Marga, porque esa fina ironía que despliegas es muy simpática! Ya te imagino... me partooooooo... jajaja
Besos, te quierooo
Y cambiáte de bar, che! Yo hubiera levantado la patica en la máquina y le hubiera echado un chorrito de pis!
Shalom
Karin

David Lago González dijo...

Hi, Karin.
Sé que lo que dices es cierto por supuesto, pero quizás tuve la posibilidad o el privilegio de vivir dentro de una burbuja y ni siendo niño ni viviendo en Cuba sentí verdaderamente la mofa y el ánimo anti-español. Me alegro que haya sido así para mí. Solamente una vez me encaré con alguien porque en la calle llamó a mi padre "gallego" y no de una manera ofensiva sino normal.
De la misma forma terminé explotando un día con una amiga (española) que me llamaba "cubanito" y lo hacía simplemente porque me consta que me quería y que me sigue queriendo.
Pero yo no llamo a la gente por el lugar de donde son: sin son de Mijas, de Barcelona o de Nuevitas.

Todo eso me dejó de una pieza cuando a raíz de todo este asunto en Madrid de los presos políticos cubanos recibidos en España, he leido en otros blogs tantos y tantos comentarios llenos de un odio patológico y frenético hacia lo español. Por supuesto que se han portado mal. Y los cubanos, ¿se han portado bien? Oh, es tan elemental, básico, empobrecedor, bajar a esos niveles, que con esa gente no tengo nada que ver. Son lamentables.

En lo que concierne a esa máquina, no creo para nada que sea una "revancha". Simplemente vende ese acento porque es como cuando ponen a unos monitos haciendo gracias. Pero incluso esto último ha estado cambiando en los últimos tiempos con esas oleadas febriles de respeto a los animales. Esperemos que algún día llegue el respeto a los humanos.
Te quiero.

Karin Aldrey dijo...

Es cierto, pequeño, si me llega a pasar a mí no se cómo hubiera reaccionado, lo que te digo del pis no lo dije en broma, quizás yo me hubiera hecho pis en la máquina, por sólo mencionar alguna manera de desquite, que pudiera haber sido cualquier otra cosa, una reacción de enfado cualquiera, es normal dadas las circunstancias.
En mi pueblo le decían gallego a mi padre y a mi galleguita o americana, pero es que mi familia paterna es gallega, y para mí era un orgullo lo mismo que para mis tíos que nos llamaran gallegos. Los gallegos son gentes maravillosas, inteligentes, emprendedoras y cariñosas, tengo grandes amigos en Galicia y mi abuela Carmen era una dulzura de persona, se comunicaba con abuelo en gallego.
En fin, volviendo al tema, acá en USA hay juegos con caractéres que hablan con acento afroamericano, japonés, chino, mexicano, cubano, hebreo, irlandés, francés, incluso en plan callejero, a veces hay quienes reaccionan en contra de ello y protestan, sale en los periódicos, etc., recuerdo varios casos en California. Yo personalmente no estoy de acuerdo con que esto exista cuando está orientado a ridiculizar a una etnia determinada, sea del color que sea, me parece grotesco e irrespetuoso, ni tampoco me gusta que se haga con animales.

Beshotes. Love u.