sábado, 23 de mayo de 2009

David Lago González - Aniversario

.

2886555

.

Para cuando... (ruido ensordecedor in crescendo,

voces, tráfico urbano, implociones controladas a cámara lenta,

plegarias, olas rompiendo, una copa que cae al suelo, remolino

del polvo en la ciudad, una mañana de campo bajo un árbol

donde canta un pájaro solitario...) quiero

un coche negro tirado por percherones blancos, engalanados

de oro, azul púrpura y turquesa, amarillo cegador y blanco.

Que camine sin sonido sobre los guijarros de Camagüey.

Con dificultad y suavidad, como las caderas de una jamaicana

que porta sobre su cabeza un atado gigante de ropa sucia

y baja por la calle de mi infancia, se detiene en el inoportuno

poste de la luz que corta la acera en “cuánto me falta”

y “en ya falta menos”, deja el lío de ropas en el suelo,

se seca el sudor, y vuelve a ponérselo sobre las “pasas” recogidas

valiéndose de una mano que apoya sobre el mundo

que se hunde en la grasa de sus caderas, y con la otra sujeta arriba

el otro mundo y echa a andar de nuevo... Es una cuestión

de equilibrios que el mundo de arriba y el de abajo cohabiten

el mismo universo de mis ojos, que quieren entonces

ser los ojos del mundo... o al menos, de otro mundo...

el mío.

.

Yo voy a pedir por esta boca, no me importa nada lo que diga el populacho.

En fin de cuentas, siempre van a hablar...

Yo quiero que Joni Mitchell, y todas sus amantes,

y toda la prole celestial de ángeles de Vancouver y alguna de Québec,

rememoren “la última vez que vi a Richard”

como si realmente volvieran a ver a Richard por última vez

caminando a mi lado, tendido entre el coche orlado y los percherones

de patas peludas cuanto más cerca de los cascos,

y lo recuerden con esa voz entre la diznea y el foso de la ópera.

Quiero que Whoopie Goldberg se siente al piano otra vez

y comience quedamente a repetirme que tuve todo cuanto quise,

que la carencia quizás sólo fue una cuestión de destiempo,

y de equilibrio entre los mundos, pero que el resultado ha sido millonario,

y la cosecha la mejor habida en el universo

a pesar de todos los pronósticos

y de todo cuanto los miserables hicieron en uno y otro lado.

La miseria ni siquiera tiene conciencia del asno que golpea

porque ella, con sus ellos, se alimentan del golpe contra el lomo

y si el lomo desaparece, siguen golpeando

y golpeando,

para escucharse a sí mismos en su vana victoria.

.

Por eso

yo voy a pedir por estos ojos

despertarme a la mañana de Chelsea

como antes de saber que sufría por ti

todo lo que la daga aventuraba en su filo mellado,

tudo machucado, tudo machucado

el corazón del apasionado que se lanzaba

por este camino de palabras que conducen hacia la locura,

la locura que es dolor del que no vuelve

pero escapa para siempre de lo ramplón y lo siniestro

entre los cascos de los caballos.

Mayo 2009.

© 2009 David Lago González

.

foggy

Etiquetas de Technorati: ,

12 comentarios:

Joaquin Estrada-Montalvan dijo...

David, Felicidades,

saludos

chiquitacubana dijo...

wuahooooooo que poema tan exaltado, endiablado para el jubilatorio!!!.

estas aqui...

http://cubainglesa.blogspot.com/

Heriberto Hernández Medina: dijo...

Felicidades poeta. Muchos y gratos. Un abrazo.

Carmen Rivero dijo...

Te acabo de conocer por Margarita Alonso en su blog Di Marga Code. Me he quedado sin palabras, solo atino a decir, felicidades y que nos sigas dando tan buenos momentos de lectura.
un saludo

David Lago González dijo...

Gracias a todos!!!!!!!!!!

Kerala dijo...

David no soy apasionada de la poesía, sin embargo, reconozco que el poeta debe poseer la lengua envuelta en recursos y para eso, no se puede falsear, no hay invento, sólo se logra un buen poema si escribes con la tinta a flor de piel, tinta sangre la tuya en este grito apasionado. Hay mucho amor en ti y mucho dolor como el que carga cuerpos y espíritus idos. Me gusta sentarme en el interior de un tinajón a escuchar como laten corazones...

José Antonio Gutiérrez Caballero dijo...

No sé cómo, David Lago González, no nos habíamos conocido antes, no porque ninguno de los dos sea dios, pero considero que soy muy buen poeta, inmodestia sin aparte, y sólo llegué a ti, como se llega en estas travesías bloguerísticas. Un mensaje tuyo en Cubainglesa, a la vez, comentando el artículo de otra nueva amiga adquirida, la poetisa y pintora Margarita García Alonso. Pero, déjame pedirte más poemas por este Blog, y decirte por esta boca, que eres grande y pleno, que tu poesía vuela sin naufragios aparentes, que comencé a beber de tu savia literaria desde el mismo momento en que entré en este maravilloso Penthouse de Heriberto: ingenioso, agudo, lírico, intenso, ácido y caóticamente espectacular. La sobriedad y el estilo de las ilustraciones que enmarcan lo poco que he visto, me hacen augurarte vivienda segura en esta Blogosfera eterna, e insípida a veces, regada no sé desde cuándo por la palabra insistentemente caústica y arrolladora de David. Y hoy, sin temor a equivocarme, te digo, dándote y dándome la bienvenida por haber disfrutado este Blog magnífico: "Mi honda es la de David, y la otra también, no lo dudes", un abrazo, ahora te invito a mi festín del Caballero sin Mesa Redonda. Llegamos para disfrutar y degustar la buena literatura, en medio de una amistad sin límites ni premura de algún tipo. Sólo abrazos y bienestar, te saluda, Josán Caballero.
Apruebo además lo que colocas en la entrada de los comentarios, pues tampoco apruebo ni convoco a los anónimos, quienes se jactan de no poner sus caras al suplicio y el escarnio público, pero les encanta brillar por su ausencia y protestar sin rostros aparentes. Nuevamente un saludo y aprobación a tu gran sistema de amartheid, jajaja, sopórtame la locura, que me encanta ser neologista e inventar la magia de las buenas palabras en internet, que no hay que decir las malas, si cada improperio puede estar contenido en una verdadera analogía por oposición, verdad que sí? Te mando las direcciones de mi blog, por si quieres entrar: www.josancaballero.wordpress.com, otro abrazo David. Te saluda y felicita, José Antonio Gutiérrez Caballero.

Josan Caballero dijo...

Claro que tampoco me gusta el maldito poder de prerrogarme (izquierdista o derechista, quién sabe), pero al fin y al cabo, es totalitarista y despreciativo el derecho de admisión, como en casinos y sitios elitistas, ya que, aunque tengas que aprobar a las personas que comentan en tu Blog, eso tiene que ver con cierta censura a la libertad de expresión, pues también escribirte algo es una manera de intromisión, y hay que ponerle coto a algunas cosas, lo reconozco igualmente, sino no habrá remedio. Aún a pesar de eso, todos tenemos nuestro librito y nuestra intención de cetro nunca debe ser razante ni gregaria. Hay que predicar con el ejemplo, ya que tu honda es la de David. Otro saludo, nuevamente Josan Caballero.

David Lago González dijo...

Gracias Kerala. Creo que ésa es una forma de asumir la poesía, en mi caso más bien orgánica y no forzada. Hay otras muchas maneras, todas válidas. Y luego están las preferencias de cada uno de nosotros. Me alegra, en poesía, ser lo más asequible posible (dentro de una inevitable confusión propia). Quizás es una forma de compensar la limitación de no ser tan extrovertido en la vida real.
Gracias por tus palabras.

David Lago González dijo...

Apabullado, Josán. Me siento chiquitico como una hormiga. No es un propósito en sí mismo pero disfruto intentando alcanzar el grado de confianza e intimidad que se da en los comedores y las cocinas de la casa cubana, que es la zona de las grandes confesiones, la zona más transparente (post con que se inicia el blog).
Muchas gracias por todo lo que dices. Luego visitaré tu blog.
Sobre el galopantemente manido tema de la libertad de expresión y sus interpretaciones, quizás se me ocurra abordarlo en un post.
Un saludo fuerte.

Josan Caballero dijo...

No te preocupes, colega David Lago, que no es para tanto. Reconozco que fue también que fui un tanto brusco y vehemente porque me sorprendió tanto la frase, que sólo lo que hizo fue herir mi falso ego, que lo tiene todo el mundo, y el artista mucho más, pero no temas, ya se me pasó y me alegraron bastante tus palabras. Quisiera que nos adentráramos ambos en el mundo de cada uno, para conocernos y reconocernos mejor. Eres un intelectual de pies a cabeza, lo percibo desde cualquier esquina de tu blog, o en las mismas palabras que me dejaste aquí, a manera de antesala, por eso, agradezco la sencillez con que me hablaste y el nada parsimonioso discurso de bienvenida. Te saludo otra vez, y ojalá podamos conversar largarmente desde aquí o en cualesquiera de mis correos. Te dejo uno ahora: abracalibropublishers@hotmail.com, hasta la próxima entrega, un abrazo, Josan Caballero.

Anónimo dijo...

Hermoso David, ha sido un placer leerte ésta manana.


Ludwig von Berlín