martes, 19 de mayo de 2009

A colación del último difunto

.

Pensando pensando, a colación de la muerte reciente de este señor melancólico y montevideano, que huyó de sus dictaduras para refugiarse en otras, tal vez haciendo consistente eso de que en la variedad está el gusto o de que para este último alguien inventó los colores, y después de las palabras precisas y aún bondadosas de Gamoneda que hoy publica El Mundo... Pues, pensando pensando, a veces los proscriptos llegamos a agradecer no haber compartido la suerte --se supone que extraordinaria y justa-- de esos poetas que tan fácilmente publican todo cuanto piensan gracias a un complicado y vasto engranaje de circunstancias para las cuales no es el talento lo que verdaderamente rige el cursor, y van de un libro a otro, de un libro en otro como las putas de la Montera, pues aquí la falta de posibilidades y dones ambos entrecomillados redunda en tiempo muerto, tiempo libre, tiempo vivo para la criba y el brillo del verso.

(C) 2009 David Lago González

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Esa frase de: que huyo de sus dictaduras para refugiarse en otras ,le pega a muchos en Latinoamerica.Saludos Eva.

papelbit dijo...

Que bueno David, esta especie de "reconocimiento inverso"¡
Un abrazo¡