miércoles, 11 de marzo de 2009

Suicidas

.

3097Insert_Blade_by_pAiXAuM

.

a Carlos, a.k.a. Xenitis Rebel

 

DOS VECES he estado muy cerca del suicidio.

La primera fue en plena depresión, no la del 29 sino la mía propia, que comenzó a manifestarse muy seriamente en los últimos meses de 1994. Sería en algún momento del 95 o 96 y todavía no me atendía el siquiatra que hoy, aún, sigue llevándome. Regresaba a mi casa desde alguna parte y esperando el tren del suburbano en el andén, comencé a sentir cómo mi cuerpo, sin moverse, era atraído por una fuerza inaudita hacia el borde de la vía. No era que yo caminara en esa dirección, era que sentía que era llevado hacia ella mientras algo invisible tiraba de mi cuerpo. Fue una sensación vertiginosa. Lo más vertiginoso que he sentido en mi vida y que mi mente puede concebir. No significaba ello que yo quisiera hacerlo, sino simplemente que iba a hacerlo. Entonces comencé a pegarme literalmente como una lapa a la pared de azulejos blancos, tratando de encontrar asideros y accidentes en la cerámica. Hubiera querido entonces tener las uñas curvas y largas de una bruja, o las garras de un murciélago. A lo largo de la pared me fui desplazando hasta encontrar el borde de una salida y cuando llegó el tren y abrió sus puertas, salté dentro del vagón.

La segunda vez fue quizás hace un par de años. Yo estaba sentado en el sofá del salón, me levanté y fui hacia otra estancia. No sé por cuántos minutos mi mente quedó en blanco. Entonces me vi a mí mismo en la cocina, abriendo el tercer frasco de lormotazepam.

© 2009 David Lago González

Etiquetas de Technorati: ,

5 comentarios:

Anónimo dijo...

David, la vida no es un soplo de viento, pero sí un espacio inmenso donde todo cabe; la risa y el dolor,la esperanza y las decepciones, el amor y el desamor, las distancias, rencores, la fé ... y los que ponen el oido atento para escuchar historias como esas, y sus manos dispuestas para sostener el cuerpo que tiende a perder el equilibrio.

luis de berlín

chiquitacubana dijo...

Si, es una atraccion subita y desmesurada, que nada tiene que ver con la palabra; La describes muy bien, David.

Anónimo dijo...

Eres fuerte, y piensa en esto, tienes que durar para ver si castigan a los que hicieron de su vida un infierno. CS

Anónimo dijo...

Ay David, eso no, por favor.

Besos
Kuka

chiquitacubana dijo...

creo que seré la primera...