lunes, 1 de junio de 2009

ROGER SALAS - El óbolo para "Encuentro"

.

NOTA DEL BLOGGER: El amigo Roger Salas me envía por mail este comentario para agregar como tal al post "Que subasten su soberbia...", colgado tanto en El Penthouse de Heriberto como en Strawberry Fields Forever, pero sinceramente considero que merece un post independiente. Aquí está.

-o-

El óbolo para “Encuentro”

ROGER SALAS

De verdadero encontronazo con la realidad debe calificarse esta descomunal bajada de pantalones de “Encuentro”. Amigo David, tienes toda la razón y todo mi apoyo en lo que dices. Para mí, la revista y su temido equipo directivo, tenían la pátina de lo incombustible, con esa pericia para nadar y guardar la ropa bien seca, sean las aguas del color político que sean, su arrogancia y su baremo implacable sobre quién existe y quién no para lo que han dado en llamar “la gran cultura cubana de hoy”.

“Encuentro” no es la cultura cubana, por mucho que conspiren para erigirse en ello. No lo serán jamás. Una publicación con tufos integristas que hasta publicó orgullosamente con fastos y campanillas un facsímil de inéditos de campaña de Fidel Castro y otras espeluznantes piezas del régimen bajo el epígrafe de “conciliación” de lo de dentro y lo de fuera, otra argucia que atemperó el difunto cerebro redactor a la vista de la airada reacción de muchos cubanos de bien en todo el mundo. Pero “Encuentro es mucho “Encuentro” y no ha cejado en su empeño de matizar (por no decir oscurecer) la diabólica realidad cubana; para ello cuenta con heraldos y bufones de buen precio. Es la misión original con que se fundó. Y no digo que dentro todos sean de la misma catadura, aunque tantos han flaqueado por el plato de ácidas lentejas, por publicar y ser admitidos en negro sobre blanco en ese círculo que no es de tiza ni caucasiano, sino de miedo. Hay de todo allí, como en botica bien surtida. Los hay incluso que ingenuamente han defendido a sus patronos. La historia de esta revista y su empresa, su enorme negocio, está por escribir. Y será escrita, de eso no me cabe duda. La historia de “Encuentro” acaso empiece lejos, antaño, en los albores de los años sesenta y en la Praga neblinosa y fría que entregó a Marcos Rodríguez a los lobos de los servicios secretos cubanos… quizás la historia de “Encuentro” tenga que ver con el destino de varias familias cubanas de la diáspora, diezmadas, atomizadas por el fervor (que se vuelve ardor) político. Y claro que hay protagonistas, que todo esto tiene nombres y apellidos. El cerebro estético es Anabel Rodríguez (hija díscola por predilecta de Carlos Rafael Rodríguez, un cerebro potente del peor comunista), pero yo la llamaré siempre “Arabella” (por mor de la ópera de Strauss). El argumento de la ópera lo deja bien claro: ella es el mal vestido de fingimiento. Y esto lo apunto porque ya se lo dije de frente. Me enfrenté a “Arabella” dos veces en la Casa de América (Madrid) y probé su furia, la extensión de su látigo manipulador. No me alegro de que ahora pidan limosnas. Es una vieja historia bíblica. En esa mano que extienden lastimeros, desesperados, hay que depositar simplemente el óbolo de la verdad más transparente, de la historia que no absuelve, ni olvida.

.

Etiquetas de Technorati:

5 comentarios:

Josan Caballero dijo...

Es verdad que la historia no absuelve y nunca olvida, amigo Roger Salas, y tú lo sabes bien, con todo lo que pasaste en Cuba, después de liberar tantos sueños juntos con mi proyecto poético "Acuarela", mi libro de décimas acabadito de crear, que tanto te gustó y preparé como Expo de Poesía Mural cuando era Jefe del Departamento de Literatura en el municipio de Cultura Plaza, que juntos leímos, conversamos y planeamos, para hacerlo en el Museo Nacional de Bellas Artes, mientras me consultabas con el tarot y esperábamos a nuestra amiga mutua, la escritora Ivette Vian, madre del pintor Glexis Novoa, que de paso, el penúltimo día en que nos vimos, cuando llegó a los bajos de tu antiguo edificio habanero, que se encontraba situado detrás del Preuniversitario de la Habana Vieja. Ivette estaba abajo esperándote, y un poco más lejos venía acercándose, nada más y nada menos, que tu amigote Reynaldo Arenas. Recuerdas esa tarde memoranle, amigo? Me dejaste el poemario tuyo PUBERTADES, antes de irte para España. Corría 1980, previo a Mariel. Luego nos encontramos una vez más, cuando viniste al Festival Internacional de Ballet, unos años después, ya como columnista, creo, que de EL PAÍS, porque te convertiste en el artista que siempre fuiste, pero que ellos siempre en Cuba te negaron. Acude a mi mente enseguida la imagen de cómo nos vimos en el Hotel Presidente e, ipso facto, nos montamos en un taxi y fuimos a escoger el mejor y más inmenso ramo de rosas, que era el arreglo floral que ibas a regalarle esa noche a la bailarina Alicia Alonso. No sé cómo han quedado grabadas esas secuencias emotivas simplemente en mi recuerdo. Antes de abandonar tu entrañable Ciudad de La Habana, a pesar de tu voluntad, me acuerdo que me invitaste a tu extraña y costumbrista buhardilla, y allí, frente a mis ojos, me hiciste prometerte que siempre seríamos amigos, a merced de la distancia más cruel y sanguinaria. Entonces me hiciste un hatico de sueños y promesas, en donde ya estaba el poemario "Los que se van, los que se quedan", que habías enviado al Concurso David de la UNEAC ese año, que no pudiste saber ni qué pasó con él, al menos eso es lo que yo pienso que ocurrió, pues a ti te estaban casi echando del país, por ser distinto y no caber en las cuadraturas de sus desconcentrados círculos, pero ahora esas cosas, como el otrora casi campo de concentración para homosexuales de los siniestros años sesenta, aunque traten de ocultarlas u olvidarlas, no debemos, por ningún concepto, permitir que se olviden. Déjalo ser, Fidel, a él o a quién sea. Como al propio Reynaldo Arenas, e incluso a Delfín Prats, a quien conocí unos años después de que te fuiste, con sus "Erinias" fabulosas, pero ya inertes, en Holguín, durante 1982, después de yo haber ganado en el Primer Premio de Poesía "Juan Ramón Jiménez" 1981, convocado por la Diputación de Huelva, España, con el poemario POR LOS CAMINOS DE PLATERO UNA ISLA FLOTABA ENTRE LOS DOS, y él enseguida quiso mandar a publicar, en el periódico ANTORCHA, mi "Réquiem por Juan Ramón", pero tampoco los dejaron ser de veras.
Fin de la Primera Parte. Josan Caballero.

Josan Caballero dijo...

contrarios al régimen. ¡Let is Be!...!Let is Be!... ¡Lest goooo!…"Qué tiempos aquellos, amigo, que ya pasaron, pero que conviene recordar, para que el pasado sea pasado, y no pueda nunca retornar", sin embargo esa sentencia del programa SAN NICOLÁS DEL PELADERO, aunque viene al caso, no se aviene a nuestros tiempos mozos, aunque yo era mucho más joven que tú, que tenía veinte entonces, imagínate, y ya andaba metiendo las narices donde no me llamaban, pero así pudimos ser y hacernos amigos, hasta más vernos; y ahora, en una esquina de la web, en el Penthouse de Heriberto, el sabichoso e indomable David Lago González te saca cual conejo de circo, en su condición actual de mago portentoso y primigenio. No pude menos que gritar, llorar, ponerme nerviosísimo, dejar todo lo que estaba haciendo y acudir rápidamente a ese Blog que había visitado hace unos días, para leerte y tratar de hallar un indicio que me lleve hasta tu remanso de amigo ángel de la guarda, porque así siempre te consideré y te considero. Por algo la vida nos separó y ahora al menos me ofrece noticias de tu nueva existencia entre los sobrevivos, porque ya tú eras un fantasma algo perdido o extraviado para mí. Agradezco tanto a David lo de honda, se ,lo dije, que era grande, que estaba en ambas ondas y lo iba a seguir. No me equivoqué, mira lo que me encuentro ahora como una nueva prueba para mi corazón de niño espantado. Ojalá sepa pronto de ti, y entonces sea una certeza el reencontrarnos y charlar, abrazarnos, lloriquear y morirnos de la risa, porque sabemos que la vida o aquellos seres poco idénticos nos jugaron una mala pasada y tuvimos, cuánto tiempo, que estar separados y sin pruebas de mediana existencia o cercanía para nosotros. Por ahora te dejo esta primera prueba de mi afecto y recuerdo incondicionales, si cómo voy a olvidarme de aquel travieso, porfiado y caprichoso duende citadino, que me enviaba postales davincianas cada día, mandándolas a mi trabajo, sin yo saber quién lo hacía, hasta que pude descubrirlo a través de las pistas que sucesivamente me dejabas en ellas y por los signos que Ivette Vian, a su vez, me fue mostrando en los pocos instantes en que conversábamos. Te acuerdas de todo eso, Roger -Coco- Salas? Seguramente no, porque el tiempo y los sucesos en los niños se hacen mucho más especiales, mágicos y encapsulados, que en los adultos, quienes, a pesar de que se esmeran en rehacer esos momentos, gracias a su indudable intención por renovarse y retenerlos, nunca llegan a apresar totalemente el abanico de recuerdos y memorias afectivas que le dieron cuerpo y los hicieron posibles de ser perpetuados y susceptibles de lograr otro disfrute posterior. Dejemos que sea el tiempo y la vida quienes continúen el sortilegio de nuestro encuentro y comunicación más temprano y duradero. Al menos sé que estamos vivitos y coleando, que aún somos esos dos angelitos de las parábolas griegas que tanto comentábamos: Esos Eros y Anteros que juntos iban creciendo y creciendo hasta ganar el sueño de la creación, mientras cuando uno de ellos, por inquieto e infeliz, se soltaba, el instante se hacía eterno y retornaban para ser nuevamente niños que buscaban la quimera de sus cuerpos como única respuesta para alcanzar la palma celestial que los reúne y multiplica en el amor ideal que todos los hombres anhelan encontrar y necesitan para ser eternamente nuevos y felices. Hasta el próximo reencuentro, amigo, soy José Antonio Gutiérrez, ahora Josán Caballero.

papelbit dijo...

Hola David¡

Colaboro en el envío de este comentario en los blogs cubanos, para un estudio meticuloso del impacto de la blogosfera cubana.

No representa nada más que aquello a lo que uno pertenece, un país, una nación partida en dos, un instinto bloguero de superviviencia.

Un abrazo grande¡ Amaury¡

Comentario:

¿Te consideras parte de la Blogosfera Cubana, vivas o no en la isla? ¡Entonces este aviso es para ti!

Te invitamos a llenar una abarcadora encuesta sobre la Blogosfera Cubana en:

Encuesta'>http://www.lahuelladelblog.com/encuesta/WebBlogosfera/Index.php">Encuesta

Si no puedes llenar la encuesta online o no tienes acceso a Internet, escribe un mensaje a: encuesta@lahuelladelblog.com solicitando la encuesta como documento de texto, y envíanos después las respuestas por email.

¿Habrá más bloggers cubanos hombres que mujeres? ¿Será el tema político el más importante en los blogs sobre Cuba?

¡Sé parte de las estadísticas que queremos procesar! ¡Ayúdanos a conocer mejor a la Blogosfera Cubana y a sus bloggers!

Recibe mientras un saludo bloguero.

Josan Caballero dijo...

Qué pasa, colega David, tú no lees ni haces comentarios sobre lo que te dicen tus lectores y amigos? Me gustaría que pudieras proporcionarme el correo de mi amigo Roger Salas, o al menos le hagas llegar estos dos comentarios míos sobre él, que en realidad es uno solo, pero no cupo y tuve que dividirlo para que entrara justo. Cualquier cosa, entrégale mi email y que me escriba, por favor: abracalibropublishers@hotmail.com,o que entre al Josancaballero's Blog. La otra cosa es que no sé si te enteraste del Premio EGOBLOGS de Excelencia que le entregó mi Revista BRUJULAR DE MIAMI a El Penthouse de Heriberto. Por favor, entra en mi Blog y llévate tu merecido premio, un abrazo, Josán Caballero.

David Lago González dijo...

Hola Josán.

Antes de autorizar tus mensajes para Coco, se los mandé a él. Como es un tema personal es posible que haya pensado que por mi parte no había nada que opinar. Él viaja continuamente y además le estaban limpiando o arreglando el ordenador. Pero hablamos de tu mensaje y estoy seguro que te contestará tan pronto puedas.

Con respecto a tu premio para El Penthouse no sabía nada. Ahora me paso por tu blog y de más está decirte que lo agradezco mucho, muchísimo. No sé cómo se hacen esas cosas de los premios, pero has sido el único. Al Penthouse como a los otros blogs quisiera darles un poco más de orden, pero hay en mí que inconscientemente me lleva a dejar de hacer todo lo que debo hacer.

MUCHAS GRACIAS, JOSAN.