domingo, 28 de junio de 2009

MOLESKINE 8

.

PLAN RENOVE VERANO

Plan Renove llaman en España a un programa de incentivos pecuniarios para el cambio del coche antiguo por uno nuevo. Esta mañana me sentí como si comenzara conmigo mismo una especie de plan “renove” de cara al verano. No hay mejor que levantarse bien temprano (estoy hablando de alrededor de las siete de la mañana, para mí que no trabajo) y salir con la fresca del día —que, por otra parte, en Madrid es el único espacio de tiempo en que verdaderamente se puede estar en la calle—, comprarse El País y sentarme en Wooster a leerlo tranquilamente (aun a pesar de los desagradables fumadores de alquitrán y de hachís, olores que cada vez apestan más). Conversar con los dueños y los chicos que trabajan allí, y con algunos otros clientes con los que he entablado esa relación apacible, easy going, que se da en las grandes ciudades cosmopolitas. Eso me encanta. Y después ponerme a caminar por el Madrid de los Austrias, tomar fotos, visitar otros bares, tascas, tabernas, descubrir, mientras la ciudad se despereza y deja atrás la muchas veces dantesca parafernalia de la noche, los locales limpiando, las aceras y las calzadas mojadas y oliendo a limpio... Ah, amo esta ciudad, que es mi ciudad y se llama Madrid. No tiene mar, ya me he dado cuenta, pero a mí tampoco me importa mucho la carencia porque soy de secano: ni en eso correspondo con los tópicos. ¡Qué gusto y qué disgusto ser siempre otro!

Pero llegar a este punto de partida no es fácil para mí. Nada más abrir los ojos tengo que realizar un esfuerzo cognitivo para en el menor tiempo posible lograr vestirme, tomarme según las pautas indicadas los primeros medicamentos que con un poco de suerte me ayudan a mantener la curva del equilibrio (tanto físico como anímico), tomar un poco de leche y bajar las dos plantas que me separan de la calle. Eso es un día normal. Pero si, como en el día de hoy, sábado 26 de junio, todavía me duran los efectos de la agresión externa de la miseria humana (http://laprimerapalabraque.blogspot.com/2009/06/divertimento-para-el-weekend.html), el esfuerzo cuesta el doble. De cualquier forma, decidí obviar el chero de la leche agria y acometer una jornada más.

En el Babelia no mucho que me interesara. Diversos artículos sobre Robert Capa. Antonio Muñoz Molina, al que suelo leer, pero esta vez escribiendo sobre cine español, con una foto de Marcelino-pan-y-vino y esa ausencia de sentido crítico hacia lo nacional que a mí me resulta demasiado profundo en lo que a oscuridad se refiere. Una crítica sobre una novela húngara (“Los días contados”, de Miklós Bánffy) que podría ser interesante, pero que seguramente no llegaré a leer porque no leo mucho (problemas que arrastro desde la manifestación de la major depression) y porque cuesta 30 euros y a mí no me subvenciona nadie. Y un artículo de Manuel Vicent sobre Jorge Luis Borges, bien construido, pero da la impresión que no hace más que justificar (o justificarse) los defectos y errores del escritor, utilizando a veces incluso parte de sus versos sin el debido entrecomillado o el uso de la cursiva. Por ejemplo (cito a Vicent), “Descubrió una vez con cierta tristeza que se había pasado la vida pensando en una u otra mujer y todas le llevaron a cometer el mayor de los pecados, el no haber sido feliz.” “...el mayor de los pecados” y “no haber sido feliz” son fragmentos de versos de un poema que, si mal no recuerdo, Borges dedica a su madre. En fin, hay que alcanzar los miles de caracteres exigidos por la Redacción.

Con este texto de Vicent padre, hay una foto de Borges en Villa Palagonia, Bagheria (Sicilia), que en una sacudida me llevó al patiecito interior de la casa de MamaCusa (Juan Eduardo) en La Habana, que tenía una réplica de La Giraldilla. Había una linda foto de Carlos Victoria sentado en el banco de azulejos de ese patio, de las que se salvaron de la SEC por estar en mi casa, y que él posteriormente habrá tirado, quemado, o quién sabe, quizás un día su viuda y Truca Pérez aparezcan en Sotheby’s subastando la foto... (Juan Eduardo fue la única loca que en La Revolución robó una joyería para dar el dinero a su amante; murió en NY a consecuencias del SIDA a principios de los 80.)

SCANNER10 003

© Ferdinando Scianna/Magnum

De ahí me fui por la sombra hacia los Austrias. Un poco más allá de la Plaza de la Cebada, en otra plaza estaban montando escenario y todo el tinglado para una muestra de Bollywood, que auspiciaba Matutano para promocionar su variedad de aperitivos. Comenzaba a las doce y le dije a la chica que volvería, pero la verdad es que lo del bollywood me queda muy lejos.

Así que bajé por la Costanilla de San Andrés y fui a dar con mis huesos y mis adiposidades a un sitio muy colorido y divertido, ya prácticamente en la plaza del mismo nombre, que es además un restaurante vegetariano que cobra por peso de comida (2,10 euros cada 100 gramos). Estuve conversando con un par de chicos que trabajan allí, o son dueños, no sé: ella, española y él, francés; y me dejaron tomar fotos, que son las que muestro a continuación.

SCANNER10

("Viva la Vida!", tarjeta, anverso)

SCANNER10 001

("Viva la Vida!", tarjeta, reverso)

PHOTO 028

("Viva la Vida!", interior mural)

PHOTO 029

("Viva la Vida!", interior, exposición)

PHOTO 030

("Viva la Vida!", interior, buffet, exposición)

PHOTO 031

("Viva la Vida!", interior, exposición)

PHOTO 032

("Viva la Vida!", interior, detalle mesa hecha con azulejos diminutos)

PHOTO 033

("Viva la Vida", mesa, parte superior)

Luego regresé a casa por donde mismo había llegado.

PHOTO 035

(Madrid de los Austrias, Costanilla de San Andrés)

(Copyright Fotos: David Lago González)

-o-

Eso fue ayer sábado. Hoy domingo salí cuando todavía los vendedores de El Rastro estaban montando sus tenderetes. Compre el periódico y me senté en la terraza de Wooster.

En primera plana de El País, escándalo por “las grabaciones secretas del régimen castrista”, vinculaciones con el CSI español, pruebas que llevaron a la destitución de Lage y Pérez Roque (foto de los dos defenestrados sentados detrás de Raúl Castro, vistiendo todos blancas guayaberas, símbolo de la pureza cubana antes y después y prácticamente el único atuendo tradicional que ha sobrevivido al chovinista nacionalismo post-comunista cubano —¡uf, qué largo ha sido todo eso!!!—. Otra foto, profundamente asquerosa y repelente, tabaco (puro) apretado entre los dientes, “Conrado Hernández, empresario cubano, representante económico del Gobierno vasco en la isla y actualmente detenido, confiesa que fue captado por el espionaje español. Hernández, en su finca de Matanzas.” Decidí ni leérmelo, ¿para qué? ¿Mauricio Vicent me dirá algo que no haya descubierto ya hace miles de años, a pesar de llevar otros miles de años fuera? Basura, la misma de siempre.

Un poco más adelante otra basura, pero esta vez un poco más fina. Las fiestas privadas de Berlusconi, que por el divismo casi va camino del fascismo. Basura, bazofia, podredumbre...

Y la crisis, claro. A pesar de la sonrisa de Zapatero y las risibles exigencias de Rajoy. De un reportaje que se titula “No tienen ni para comer” reproduzco esta foto del comedor de la calle de General Campos, donde estuve comiendo yo (y llevando comida para mi madre) al principio de mi etapa española, creo que sería exactamente en mayo del 82. La comida era buena, espero que siga siéndolo.

SCANNER10 002

© Samuel Sánchez

Y ya estaba para marcharme de la terraza cuando vi subir a cuatro chicos latinos al portal de al lado, pero lo que finalmente casi me hace salir corriendo es que, de pronto, se abren unas ventanas de la primera planta y nos cae encima un reggaetón furioso, agresivo, torturador, terrorista, más allá de todo volumen, porque, al parecer, los niños venidos del cono sur o del caribe habrán pensado que ésa era la música que nos gustaba a todos los consumidores, hayamos nacido en Mali, España, Cuba, China, Alemania o Japón. Pagué y volé. ¡Viva la tolerancia!

En fin, que cuando no es por Juana, es por su hermana.

© 2009 David Lago González

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Me encanto la cronica, hay algo que me dio risa leyendolo. Me acuerdo que alla por los anyos 70 cuando vivia en las afueras de Washington D.C, el gobierno local-no el gobierno nacional-declaro que los espanoles no eran hispanos, era una cretinada, sabes que hay personas en los EE.UU que dicen que para ser hispano no puedes ser de la raza blanca, pero hay algo comparable en la Espana de hoy dia, cuando la palabra latino es usado para referirse unicamente a los latinoamericanos, no entiendo eso. Saludos, CS

David Lago González dijo...

Gracias, CS.
No, aquí el término "latino" no se usa prácticamente. El usarlo aquí ha sido sólo mío porque sintetizaba más el tipo de chicos. Tampoco aquí existe mucha conciencia, entre los mismo latinos, de uniformidad o colectividad, como la que puede existir en EEUU. Eso también es una forma de conducta. En esa forma de conducta pueden entrar los caribeños, tanto insulares como peninsulares, pero no los bolivianos, por ejemplo, y mucho menos los porteños. Los brasileños son brasileños. En fin, como toda etiqueta, es un poco falsa.
That's my humble opinion.
Saludos.

Antonio dijo...

david. absolutamente bellos los mosaicos d elas mesas del restaurant vegetariano. como dicen los brasileños, "las adoré". aquí se hizo algo similar en el café del louvre, en la habana. pero e sotra cosa: esta es muy luminosa, muy ingenua:bella
y el señor del tabaco, dueño de la finca es hijo de cubano, y él se prestó a todo eso conscientemente, lo cual tenía que saber el csi hispánico. allá los otros por hablar. la gente termina creyéndose que en verdad son intocables. nada ni nadie es intocable en ningún sitio