lunes, 31 de agosto de 2009

HAROLD ALVARADO TENORIO - Los premios Catire

.

4c332534900ff980_landing

.

Los premios Catire

Hace poco, durante unas onces en una de las cafeterías de la plaza de Barichara, una señora preguntó si alguien había leído la novela ganadora del Premio Rómulo Gallegos. A lo cual otra respondió que no era Rómulo Gallegos porque el presidente Hugo Chávez lo había liquidado y ahora no era uno sino dos, para poesía y novela y se llamaban Premios Catire. A lo cual otra de las laidis respondió que eso no era cierto, que el premio se llamaba Chino Valera Mora en honor a un cantor de Stalin y se lo habían regalado hace medio año a José Mario Arbeláez, hermano de una muchacha muy conocida en los Estados Unidos, amiga de gente de Cali, dueños de droguerías y equipos de balompié y de adictos a la poesía, como un par de hermanolos que estuvieron en la Constituyente del 91 con María Mercedes Carranza.

Preguntada de nuevo por qué decía que se llamaban Premios Catire, como si fuera un chiste que sumara casi 350 mil dólares, la dama dijo que eso no era tan fácil de entender porque todo se venía cocinando desde hacía treinta años, desde cuando Enrique Hernández de Jesús, alias el Catire Hernández, se había hecho amigo, en el Café de los Poetas de Eduardo Escobar en la carrera 5, de Luis Ángel Parra, Andrés Jaramillo con su cuñado José Mario y Fernando Arbeláez, todos admiradores de la poesía de Belisario Betancur.

Miren y verán dijo la señora. Para comenzar tengan presente que el jurado del premio Chino Valera Mora que ganó José Mario estuvo integrado por Enrique Hernández de Jesús, la copista y promotora de la Nueva Novela de Alfaguara, poetisa Luz Mery Giraldo de Jaramillo y la mexicana María Baranda de Hinojosa, famosa por haber publicado un libro sobre las ballenas de Dylan Thomas y la secuencia de la mantequilla de The Last tango in Paris con María Schneider y Marlon Brando, a quien ella admira mucho; y el Rómulo Gallegos, que ganara limpiamente el tolimense William Ospina Buitrago [Páramo de las Letras, 1954], por dos valetudinarias, la mexicana Elena Poniatowska y la argentina Graciela Maturo, por el presidente del sindicato oficial de escritores de Cuba Miguel Barnet y los neo-chavistas Humberto Mata y Enrique Hernández de Jesús, que en esta honrosa ocasión reemplazaba a su ex compañera de toda la vida, Stefanía Mosca, por haber fallecido de una prolongada enfermedad que algunos llamaban rabia. Algunos escritores venezolanos retiraron entonces sus obras, pero fue un asunto de la incomprensión y la envidia, no de los 150 mil dólares del premio.

Que tengo razón, continuo diciendo la señora, porque miren, el Catire Hernández, un muchacho de Mérida, que no terminó el bachillerato pero supo granjearse desde que vivía en La Pedregosa la amistad del embajador [Colombia, Cuba, Suiza, Chile, Haití, Israel, Dinamarca, Noruega y Polonia] y poeta Vicente Gerbasi, director vitalicio de la Revista Nacional de Cultura, a quien hizo más de un millón de fotos que pagaron muy bien los gobiernos adecos y copeyanos. Catire conoció en Cabimas a José Mario por intermedio de Edmundo Aray, quien en compañía del Catire y Carlos Contramaestre, Juan Calzadilla y Caupolicán Ovalles visitaron la capital colombiana donde en Carne de Res, entonces un ventorrillo mal oliente, le presentaron a la gestora Nubia Cubillos, que les dio luces sobre las posibilidades de Colcultura y el Conag en la impresión de grabados, la venta de pinturas y las lecturas de poemas. No en vano Catire había descolgado del Hotel Guadalupe de La Puerta buena parte de la obra del pintor Renzo Vestrini y de varias iglesias merideñas cuadros coloniales, sin contar los cientos de trabajos de artistas que colgó en La Otra Banda, la galería de la Universidad de los Andes, y que nunca volvieron a saber de ellos.

Fue así como Hernández participó en el Festival Presencia Viva de la Poesía del año 93 y cuatro años más tarde, durante la Feria del Libro de 1997, Andrés Jaramillo, José Mario Arbeláez, Luis Ángel Parra, Fernando Charry Lara, Oscar Collazos y cincuenta invitados más celebraron en Andrés Carne de Res, el 9 de Mayo, la aparición del recetario poético del Catire con una espectacular cena donde las garrafas de vino llevaban el nombre de poetas de las dos repúblicas, algunas de ellas, muy repetidas; en todas las mesas reposaban ampolletas de leche sin leche pero con grabados eróticos, con testículos de diversos colores, la ensalada era un invento al detal de Oscar Collazos y los meseros bañaron con un spray serpentina oliendo a pedos a los comensales.

Al fallecer Carlos Contramaestre, muerte anunciada por Dalita Navarro, entonces agregada cultural venezolana, el Catire presentó en la feria del libro bogotana La tentación de la carne, editada por Taller Arte 2 Gráfico y Andrés Carne de Res. Año 1998 pleno de sucesos para el merideño que participa entonces en el Festival de Poesía de Casa Silva, en la inauguración al lado de Parra y María Eugenia Niño de la Galería Sextante y su magno, junto a la Embajada y el Centro de Cultura Venezolano, el Convenio Andrés Bello y la galería Quinta Papeles de Caracas, Proyecto Mapa, con más de cien grabadores y dibujantes de ambos países.

El noviazgo del ex presidente Belisario Betancur y Dalita Navarro, ex de Teodoro Petkoff Maleç permitirá a Catire llevar a cabo tres de sus grandes proyectos culturales bolivarianos: un libro con cientos de fotos desenfocadas de Vicente Gervasi, una gran expedición cultural a la frontera de ambos países, y la gran fiesta que anunció el matrimonio del ex presidente y la caraqueña, llamado Encuentro del Amor y la Palabra, que con los auspicios del alcalde Enrique Peñalosa trajo a Bogotá más de 100 poetas del mundo, incluso colombianos, a fin de acompañar la exquisita pareja de enamorados, evento que quedó registrado en otro lujoso volumen de aberradas fotos de Catire tituladoEl Amor y la Palabra, impresos ambos por Arte Dos Gráfico. A este magno acontecimiento cultural fueron invitados por Colombia hombres y mujeres de letras como Don William Ospina Buitrago, Don Ignacio Chaves Cuevas, Don Otto Morales Benítez, Don Nicolás Suescún, Don Mario Cataño, Don Jaime Sanín Echeverry, Doña Piedad Bonnet, Don Andrés Hoyos, Dona Luz Mery Giraldo, Doña Marianne Pondsford, Don José Mario Arbeláez, Don Luis Fernando Afanador, Don Guillermo González, Doña Gloria Valencia de Castaño, etc., al lado de grandes escritores como Rafael Alcides de Cuba, Josefina Aldecoa de España, Manlio Argueta de El Salvador, Gonzalo Celorio y Elena Poniatowska de México, Marcio Veloz de Santo Domingo, Alfonso Chase de Costa Rica, Nulida Piñon y Amadeu Thiago de Mello de Brasil, Julio Escoto de Honduras y por supuesto Stefanía Mosca, Enrique Hernández de Jesús y Luis Alberto Crespo de Venezuela. Se dice que cada escritor recibió en viáticos una elevadísima suma de dólares y no sólo fueron hospedados en las Residencias Tequendama la semana que duró el evento, sino que cada uno de ellos tuvo una limosina del hotel a su servicio.

Lo que permitió que al año siguiente José Mario y Catire viajaran juntos los dos a la capital del imperio para hacer parte del evento Nadaístas en Washington. Y que a renglón seguido Sextante hiciese una descomunal exposición de las fotos de Catire en botellas de leche titulada Cajas Negras de un Poeta.

Este año, coincidiendo con la concesión del Valera Mora a José Mario, Catire prologó e hizo publicar por Monte Ávila el poemario Ávido mundo de María Baranda de Hinojosa, quien junto a 14 poetas venezolanos, uno de ellos el gobernador y poeta Tarek William Saab, acusado recientemente de la muerte de un estudiante en El Tigre y su compinche comercial en las editoriales Fabricio Ojeda y Fondo de Cultura de Anzoátegui, vendría a Bogotá donde la última semana de Abril, luego de pasearse por Cartagena y disfrutar del Hotel Santa Clara pagados por el gobierno venezolano, en el restaurante bailadero de Chía se dio inicio a la negociación del Premio Catire para el tolimense William Ospina Buitrago. Todo concluiría durante la visita de Ospina Buitrago a Caracas a finales de Mayo para participar en el Foro El desafío americano, simultáneo a la visita de Mario Vargas Llosa, que fuera detenido en Maiquetía y a quien Chaves desafió a debatir, precisamente, con Ospina. La curda entre Ospina y Catire fue digna del Rómulo Gallegos.

Un premio donde, dijo entonces uno que pasaba, que a “diferencia de ocasiones anteriores, el jurado no presentó una lista de las novelas finalistas, a lo que se sumó el ocultismo que tuvieron las deliberaciones. Esta edición estuvo rodeada de polémica desde el comienzo por los reclamos de varios participantes, que cuestionaron las políticas culturales de un gobierno que acosa, persigue e intimida a sus opositores; ocupa puertos y aeropuertos; condena militares disidentes a largos años de prisión; insulta presidentes y dignatarios extranjeros; vende como pulpa de papel 62.262 libros de las bibliotecas del estado Miranda; ataca el cine que se hace Hollywood; convierte las editoriales estatales en productoras de libros de ideologización partidista; arrodilla la investigación y la libertad de cátedra; cierra los Ateneos de Valencia y Caracas o posiciona a un coplero, caballero de industria y cabildero de oficio como jurado de los Premios Valera Mora y Rómulo Gallegos.”

Sólo falta mencionar, dijo otra de las damas de la tertulia de Barichara, que este señor Ospina primero fue poeta, luego publicista de políticos y detergentes como José Mario, y ahora, con un pantógrafo, redacta culebrones sobre la Conquista de América, luego de haber dicho que no volvería por España hasta que les devolvieran las visas a todos los colombianos. Y además, viaja en un globo, de 675 Millones de pesos bogotanos.

Harold Alvarado Tenorio
http://www.haroldalvaradotenorio.com/web/
http://www.arquitrave.com
Kra 13 nº 27-98 Torre B/1504
Edificio Bavaria Centro Internacional
812 8214
Bogotá DC

.

organización nomáschávez

http://theplacewherenothingisreal.blogspot.com/2009/08/marcha-contra-chavez-nomaschavezorg.html

.

domingo, 30 de agosto de 2009

106 - Shakespeare

.

old1

(via balcon6)

.

To me, fair friend, you never can be old,
For as you were when first your eye I ey'd,
Such seems your beauty still. Three winters cold,
Have from the forests shook three summers' pride,
Three beauteous springs to yellow autumn turn'd,
In process of the seasons have I seen,
Three April perfumes in three hot Junes burn'd,
Since first I saw you fresh, which yet are green.
Ah! yet doth beauty like a dial-hand,
Steal from his figure, and no pace perceiv'd;
So your sweet hue, which methinks still doth stand,
Hath motion, and mine eye may be deceiv'd:
For fear of which, hear this thou age unbred:
Ere you were born was beauty's summer dead.

sábado, 29 de agosto de 2009

Everybody today is turning on...

Maravillosos. Y al menos ellos no van a Cuba al concierto trash de esa gente guaricandollosa (l@s guaricandill@s no solamente existen allí). Igual es una nueva manera de lavar dinero del narcotráfico colombiano guerrillero y hasta Gabo está metido en el ajo... quién conoce los caminos de Dios...

Bueno, por si acaso, tanto Bea Arthur como Rock Hudson ya están muertos, así que no me van a traicionar. Los muertos, los buenos muertos, no traicionan. Porque hay muertos buenos y muertos malos, como los vivos, pero tienen en común la ausencia, que, desgraciada y afortunadamente no siempre quiere decir "olvido."

Viene bien un descanso en el camino, algo agradable, unas risas, algo con lo que en definitiva sí tengo que ver.

Enjoy it, babies!!!!!!!!!!!!!!!!

Etiquetas de Technorati: ,,

miércoles, 26 de agosto de 2009

DAVID LAGO GONZÁLEZ - INTOLERANCIA

.

yeros3

(Yeros Dimitris)

.

Harta ya de estar harto, ya me cansé

Joan Manuel Serrat

.

Sí, la verdad es que no sé por qué he cogido esta majomía con el desconcierto por venir (Concierto de Paz sin Fronteras, Miguel Bosé, Juanes & demás). Pienso, claro, que... es que tampoco hemos tenido respiro en cincuenta años, y en muchos de nosotros esa cantidad de años conforma nuestra vida entera. Las demás dictaduras pueden haber sido horribles, espantosas de la death, e infinitamente peores que la Revolución Cubana --digo esto para complacer al respetable que gusta de escuchar que cualquier cosa ha sido peor que lo que ellos consideran romántico, utópico y hermoso--, pero han pasado. HAN PASADO. Ya. Pasó. Y la presencia es la presencia, igual que su contrario. Aunque no hayan cerrado las heridas (porque nada se cierra realmente), ha habido un punto en el que a partir del cual la gente puede considerar que comienza una nueva etapa. El asunto que tan dolorosamente nos atañe, a nosotros, a todos los cubanos no importa en dónde estemos ni de qué forma (y es probablemente en lo único que podamos ser iguales, y hasta hermanos), es que no termina. Parece que va a terminar pero continúa. Así, durante 50 años, que son, al mismo tiempo, medio siglo de escuchar los mismos insultos y descalificaciones que los estúpidos acólitos repiten una y otra vez como cotorras que se aprenden una frase y la multiplican hasta la extenuación, el hastío o la reacción violenta, asesina, criminal, ejecutora, que puede provocar en algún aquejado por la dictadura de marras.

Por eso anoche me desperté una vez en plena madrugada, y a pesar de haber sido la única noche en semanas en que corría brisa por mi balcón, yo no podía volver a conciliar el sueño, y me martillaba en la cabeza ahora un nuevo insulto: "intolerante," intolerante, intolerante, intolerante, hasta que en plena hoguera del insomnio pude retener los versos finales del poema que esta mañana, hace un rato, he escrito, y ahora lanzo desde la terraza del penthouse que da a la calle San Ramón, frente a la casa de Martha Verdugo, que fue una de las compañeras de trabajo que quiso darme actos de repudio durante El Mariel.

Para todos ustedes, de mi propia inspiración, mi canción INTOLERANCIA.

INTOLERANCIA

.

Que se calle la orquesta antes de comenzar a tocar.

Que sea el único concierto sin voz.

Que a partir de entonces sus cantores no tengan paz,

por haber ido a cantar a la tierra de Dios y el Diablo

bajo el sol que la nieve disparó un día para cegarnos para siempre.

Que se ahoguen todos en la gran sopera de cerámica blanca

llena del óptimo merengue, virgen de cortes y éter,

que muchos dicen el mejor del mundo.

Que la negra única no pueda volver a gozar de mujer ninguna,

ni tampoco de un solo hombre.

Que el blanquito patético reciba la bala

que lo haga por fin tan hombre como para no serlo.

Que el paisa bonito se funda en negro, de camisa y corazón.

Que el minero y la mujer del minero vuelvan a su mansión,

pero realmente contaminados por el estercolero;

que lo que ellos consideran piedras con las que me han golpeado,

palabras con las que me han insultado,

gestos con los que me han humillado,

se ensuelva todo en sí mismo como un polluelo enfermo,

conjurado por el dolor de mi madre y la herida de mi padre,

y el dolor de todos

y la risa de todos

y la basura de todos.

Que abran y cierren la boca

con la frustración de darse cuenta que de ellas no sale nada.

Que dejen ya de creerse que piensan.

Que me dejen en paz.

.

Que el pálpito de la miseria del hombre

vuelva a reposar tranquilo sobre mi párpado,

asumido como vida irremediable, gozosa y sufrida;

al fin y al cabo, mi única vida.

.

(Madrid, 26 de agosto de 2009)

© 2009 David Lago González

ROGER SALAS - Apollon musagète

.

apollo_118_sfb

.

Para G. G.

.

Alguien dirá que eres un dios

Pero yo te veo como un mensajero,

Quien señala ufano diáfana alegría

Donde el rito señala grave instinto.

.

Las musas te siguen pues respiran

Agitando gestos, buscando pisar

En la huella firme de tu pie sagrado.

Todo lo que sean, te lo deberán.

.

Muchos cantarán que eres un dios

Pero yo te sigo hablando sin el eco

Que acompaña el diálogo divino;

para mí sigues siendo el mensajero.

.

VIII/2009

© 2009 Roger Salas

Etiquetas de Technorati: ,

lunes, 24 de agosto de 2009

Cold Case : Miguel Bosé, Juanes y la nada

.

miguel-bose-02

En verdad creo que el asunto ya no da para más y todo lo que uno pueda decir en su contra, va también en contra de uno. Todo es tan pobre, los argumentos, las razones, las justificaciones (que si son verdaderas sólo existen en sus cabezas, cabezas que se creen de "geniales artistas"), la edad de los insultos que nos profesan (a los cubanos) que en realidad fueron insultos que muy pronto asumimos como honrosa categoría (con la que nunca jamás se identificaron muchos de los intelectuales del patio, pseudo-intelectuales e intelectualoides, con todo el desprecio que en ellos ha depositado Fidel al referirse a esa casta que la misma Revolución creo y que obedece a sí misma y a su creación), la repetida y aburrida falta de respeto, sobre todo, hacia las personas que hemos huido del comunismo con un mínimo de dignidad, pretendiendo, acertada o equivocadamente, mantener, reconstruir, fortalecer o crear de la nada una razón ética para vivir... ¿Qué sé yo de los propósitos de Juanes al querer dar ese concierto en la Plaza de la Revolución? ¿Puedo afirmar acaso que fuera una iniciativa de Juanes y no una proposición de La Habana? Sólo viví en Cuba revolucionaria desde el año 59 al 82 (más los años de insurgencia), pero me bastaron para darme cuenta del maquiavelismo de Estado. Además he leído un poco; conozco, sin ser un experto, lo que aconteció con aquellos países que el pasaporte español de los años 50 (que tenía mi padre) prohibía visitar y que eran considerados "satélites de la Unión Soviética". Sé lo que pasó en esa gran extensión de territorios adheridos, tanto antes como después de Stalin. Sé también lo que pasaba en España, en lo más sur del cono sur, y en lo más al norte también. Lo que ha pasado con China, y toda la parte asiática. También Corea del Norte, pero ya con un grado de indiferencia mayor. En Estados Unidos. Yo leo, oigo, contemplo, saco mis propias conclusiones que no obedecen a ninguna disciplina de partido ni a ninguna obcequedad ideológica. Tengo cultura religiosa, pero no tengo una religión a la que me deba en cuerpo y alma. Y tengo experiencias, claro. Todo eso hace considerarme una persona casi normal, interesada por lo que transcurre a su alrededor y con un mínimo de energía destinada a intentar comprender, tanto a mí mismo como al otro. Si los demás no hacen ningún esfuerzo por conocer y saber, ése es su problema. Pero si Miguel Bosé (español de sangre nacido en Panamá en 1956) cree que no necesita de la vida real porque fue mecido en brazos de Picasso y lo bautizó en la santa, católica y apostólica Iglesia, y porque se cree pertenecer a una aristocracia cultural que le dieron el matador de toros y la actriz italiana que era buena pero a la que el machismo ibérico no permitió seguir con su carrera artística, machismo que ella asumió parece que con agrado, para seguir moviéndose en un mundo de acérrimos machistas (Picasso, Hemingway, etc.)... en fin, ¿quién va a corregir el árbol torcido? La vida de Miguel Bosé, por tratar de esconderse más, es más conocida y pública, pero yo no voy a entrar en esos detalles. Da igual. Qué más da la vida de los participantes que han tenido voz (o han hecho uso de la lengua) en esta exposición de justificaciones y descalificaciones (hacia nosotros los cubanos). La única importancia que pueden tener esas vidas se queda en sí mismos, como mi propia vida. ¿A quién le importa más? En eso somos iguales. Pero yo no soy una figura pública. Mis palabras se quedan en este blog; las de ellos aparecen en los periódicos y televisiones, al menos, del mundo hispano; por lo tanto deberían tener un poco más de cuidado con su alcance mediático y en función de qué lo ponen. Ellos han hecho carrera; yo sólo me he movido entre el ostracismo estatal cubano y el ostracismo "exiliar" cubano, bastante parecidos, salvo que el exiliar no tiene poder ni un estado detrás para encarcelarte por lo que escribes; lo que deviene finalmente en un ostracismo personal. Parece que mejor suerte han tenido estos cantores que, a pesar de haber cruzado por dictaduras, narcotráficos, guerrillas marxisto-cubanas y demás sarandajas, han podido consolidarse en lo que siempre gustaron hacer.

Sigo pensando que el artista, no importa cuál sea su arte, cuanto más lejos está del poder, mucho mejor para su salud artística, personal, espiritual. No son ellos los que brindan su apoyo a causas, presidentes, dictaduras, democracias, ideologías, religiones, narcotraficantes; son todos estos los que utilizan su arte --genial, bueno, mediocre o pésimo-- para promocionarse y estar continuamente ofreciendo nuevas máscaras a un mismo y viejo y gastado rostro.

(C) 2009 David Lago González

posts vinculados:

http://theplacewherenothingisreal.blogspot.com/2009/08/la-sombra-de-las-sombras-en-flor.html

http://theplacewherenothingisreal.blogspot.com/2009/08/la-incoherencia-de-juanes.html

.

viernes, 21 de agosto de 2009

DAVID LAGO GONZÁLEZ - Aquejado por el zumbido de las cancioncillas del verano, escribo estos versos.

.

Bachelier-cenesontquetesChimeres

(C) Anne Bachelier

para Zoé Valdés

.

La vida no renace; la vida se deshecha.

Nos fue dado habitar La Tierra de las Hadas Malignas,

y por ese solo privilegio un huso emponzoñado nos estaba destinado.

Hay miles y miles por todas las comarcas,

más tarde o más temprano nuestro dedo inevitablemente

encontrará la púa, nuestro pie se clavará el acero.

El clavo estaba allí desde que llegaron las hadas,

sólo era cuestión de tiempo que el pie lo pisara.

Quizás ni siquiera lo trajeron ellas deliberadamente;

es que forma parte de la esencia: todo el mundo

se pinchará para quedar debidamente contagiado.

Sus efectos secundarios es el creer que puedes ordenar tus papeles,

“la diminuta poesía que forma mi vida”, escribir un verso,

tararear una canción, procrear, llevar la existencia simple de tus mayores,

conocer nuevas praderas, incluso cruzarlas,

amar, reír, estrenar sedas y cashmeres, anudarte al cuello un pañuelo,

odiar,

matar,

enloquecer,

y que alguna insignificante cosa

no está en realidad relacionada con aquel huso

en el que tu dedo se hundió para toda la eternidad.

.

(Madrid, 20 de agosto de 2009)

© 2009 David Lago González

.

(posted before inIndicios de Desorden)

(www.indiciosdedesorden.blogspot.com)

jueves, 20 de agosto de 2009

A humorous aphorism

.

A humorous aphorism (attributed to E.B. White), sent to me in a message, summarizing Yankee distinctions:


To foreigners, a Yankee is an American.

To Americans, a Yankee is a Northerner.

To Northerners, a Yankee is an Easterner.

To Easterners, a Yankee is a New Englander.

To New Englanders, a Yankee is a Vermonter.

And in Vermont, a Yankee is somebody who eats pie for breakfast.

(Aside from Vermonters being the only "true" Yankees, I pretty much agree with White.)

domingo, 16 de agosto de 2009

jueves, 13 de agosto de 2009

ROGER SALAS - Falsas películas de Nijinski en YouTube

.

nijinsky-1

.

Falsas películas de Nijinski en YouTube

(La ingeniería informática crea secuencias de baile a partir de fotos antiguas)

ROGER SALAS

.

Todo el siglo XX estuvo esperando este hallazgo, y ha sido Joan Acocella en The New Yorker Literary Review quien ha cortado las alas al supuesto descubrimiento: películas de Vaslav Nijinski. Acocella es una de las más reputadas y rigurosas especialistas que hay en el mundo sobre los Ballets Russes de Serguei de Diaghilev. Es una entusiasta hormiga de biblioteca, en el mejor sentido del término. Ya estuvo en Granada en 1989 en el encuentro sobre Massine y “El sombrero de tres picos” (su tesis sobre Picasso es canónica) y asombró por su rigor y lo avanzado de sus planteamientos: dos décadas después le han dado la razón en casi todo.

nijinsky_006

Pero el asunto que nos ocupa empieza “casi ayer” en Youtube. Allí aparecieron hace apenas tres semanas unos fragmentos mudos de filmaciones de Vaslav Nijinski. Como bien dice Acocella, en los albores del siglo XX, todos los bailarines y coreógrafos desconfiaban del cinematógrafo (menos Anna Pavlova, que era una enferma de la publicidad). Viendo los artistas de entonces sus evoluciones positivadas, les parecían un juego de niños absurdo, en parte, por los clásicos problemas de acople entre la velocidad real del baile y la que aportaban gráficamente los rudimentarios fotogramas. Hasta Diaghilev mandó a destruir las placas de una sesión de fotos en el Patio de los Leones del Alhambra de Granada por consideran que eran vulgares. Así las cosas, no había hasta hace 21 días nada de Nijinski, el que es (o puede ser) el mayor bailarín del siglo XX, el mito del vuelo suspendido en el aire. El hecho de que su carrera fuera tan corta (hay que señalar que enloqueció a los 28 años y murió prácticamente encerrado a los 50) propone un hueco si se quiere más dramático. Pero estamos en el siglo XXI. Y para muchos hoy, la magia existe.

Nijinsky_karsavina&nijinsky

(Nijinski y Karzavina)

En Youtube, un usuario nominal colgó unos deshilachados fragmentos mudos bajo el epígrafe de “La siesta del fauno”, y escribía al margen que procedían de 1912. Poco a poco, el mismo usuario, agregó otros fragmentos más de Nijinski bailando “El espectro de la rosa”, “Scherezade” y “El Dios Azul”. En total, los ocho fragmentos colgados que llegan a los tres minutos de metraje, y resumen prácticamente, todos los ballets en los que intervino en su etapa parisiense como primer bailarín a las órdenes de Diaghilev, su jefe y amante. Todas las obras fueron, en su tiempo, éxitos controvertidos, pero ninguno como “La siesta del fauno”, que en realidad es lo único que sobrevive en verdad de su labor creativa (el resto, como “La consagración de la primavera”, “Jeux” o el “Till Eulenspiegel”, son aproximaciones o reconstrucciones en la medida que lo facilita la arqueología coréutica y la imaginación entusiasta).

Nijinsky_(1890-1950)_photographed_at_Krasnoe_Selo,_summer_1907

(Nijinsky_(1890-1950)_photographed_at_Krasnoe_Selo,_summer_1907)

Había entonces en París un seudo-aristócrata, fotógrafo artístico de origen alemán, el barón –se autotituló así- Adolph de Meyer (París, 1868 – Los Ángeles, 1946), que hizo, con la anuencia de Diaghilev, una detallada serie de fotografías de “La siesta…” que, paso a paso, recorría toda la danza de la obra. Dice Joan Acocella, que ver el filme en Youtube fue para ella “como ver a la Atlántida resurgir del mar”. Pero la magia y la fascinación duraron poco, como suele ocurrir con toda mitología basada en el engaño, sobre todo al ojo de una especialista que conocía al dedillo las fotografías de marras, pues todo aquello se parecía demasiado a la estética de esfumados postizos de Meyer. Adolpd de Meyer luego se convirtió en el jefe de fotografía de Harper´s Bazaar y su estilo marcó hasta al mismo Cecil Beaton. Tuvo la desgracia que su archivo europeo se perdió casi completamente en la segunda guerra mundial, pero esa es otra historia.

Nijinsky_S1703~Vaslav-Nijinsky-in-L-Apres-Midi-d-un-Faun-Posters

(Vaslav Nijinsky in L'Apres Midi d'un Faun Posters)

La cruel (y esta vez engañosa) realidad cortó las alas a todos: los fragmentos colgados en Youtube son ingenios mecánicos generados por ordenador y realizados por el especialista Christian Comte, que tiene un sofisticado estudio en Cannes con la infraestructura tecnológica necesaria para fraguar el fraude, porque en esto hay fraude, a pesar de que Comte ha reconocido la autoría de lo colgado en la red, y de paso, en sus declaraciones, aprovecha para hacerse publicidad acerca de un método de animación que ha inventado. Para justificarse ha dicho: “Esto no difiere básicamente de la manera en que Steven Spielberg logra que los dinosaurios corran en Parque Jurásico”. La comparación entre el dinosaurio y Nijinski es sencillamente obscena. También se obstina en aseverar que él no intentó “pasar” los fragmentos como auténticos, y el equívoco se acentúa al fechar al margen los estrenos de los ballets: 1910, 1911, 1912, sin datar la fecha del vídeo como tal.

Nijinsky en Monte Carlo (Foto tomada por Stravinsky en 1911)

Nijinsky en Monte Carlo (Foto tomada por Stravinsky en 1911)

Las reacciones en Youtube han sido clamorosas, unas de obnubilada admiración, otros de reproche puro y duro. Enfrente a estas dos posturas diametralmente opuestas, hay quienes sostienen que Comte simplemente “juega con su propia magia de pericia técnica” o que “se trata de una forma de arte personal”. Pero volviendo a Acocella, que es quien en verdad ha desvelado el entuerto, dice muy certeramente que Nijinski, para muchos, no es un bailarín, sino un icono que en su historial tiene el del artista incomprendido, el genio loco y hasta el homosexual sacrificado por las circunstancias, con lo que el asunto es mucho más grave a las luces globales de la red. Sus drásticas conclusiones, en castellano, vienen a decir algo asó como que estos segundos de falsa poesía de la danza son el chocolate del loro.

© 2009 Roger Salas

Nijinsky, Waslaw SIG425

.

Etiquetas de Technorati: ,,

miércoles, 12 de agosto de 2009

Arquitrave de Junio 09 en circulación virtual e impresa

.

festivalmalpensante

.

Hamelnitas, vividores y otros fandangos

"Invertir en Cultura es una excelente opción de Negocio” Rocio Arias Hoffman, gerente de Serendipity[2009]

Hamelín estaba infectada de ratas.
Un flautista empezó a tocar y las ratas
caminaron hacia donde la música sonaba.
El flautista se dirigió hacia el río y las ratas,
que iban tras él, perecieron ahogadas.

Der Rattenfänger von Hameln [1284]

Hace años vienen perpetrándose en Colombia con auténtico furor venal, unos eventos donde, o se busca serrucharse el dinero de los contribuyentes, o alcanzar las ilusiones del poder que ofrece la vida muelle, es decir, la zanganería. Todo justificado con el cuento que reúnen raudales de gente, pagando o gratis, siempre convocada con dinero público, que de eso se trata. Porque todo dinero es público, incluso el que guardan en sus arcas los exquisitos banqueros y más, los multimillonarios y desocupados terratenientes, propietarios de extensos cultivos de palma africana o sabanas donde engordan sus brahmanes y los cuadros de cientos de pintores locales, que adornan el paisaje de sus extensos pisos y los despachos de las fundaciones ficticias donde socavan el dinero de los contribuyentes.

Unos responden que la crisis social de ciertas ciudades, el galopante incremento del desempleo y la infatigable hambruna produce esos efectos, y otros, por ser el axioma de la sociedad de consumo, un fogón más del dinero que sonsaca la publicidad y la necesidad de sentirse alguien, como en los llamados festivales Hay, Ajipique, Malpensaste y las borracheras y hartazgos de Andrés Pecho de Vaca, que la semana que ya pasó, según cuentan, reunió entre sábado y domingo 11 mil devotos y un producido de 850 millones de pesos. ¡Virgen del Perpetuo Socorro!. La nueva fe es un menú de carne de cuca rociada con perico.

La pobreza urbanizada y los cinco millones de desalojados explicaría por qué grupos de marginados se refugian en la <<poesía declamada en lenguas enigmáticas>>, como sería el caso de Medellín, donde mongólicos, americanos, caucásicos, malayos, etiópicos, zambos, bosquimanos, cuarterones y saltatrás chillan, braman y claman en bereber, nubio, cordofán, abo, omótico, cusítico, ijoid, benue, dogon, kru, mande, sandawe, jalaa, etc., por cuyas estas y otras razones inexplicables el Congreso de la República ha obligado al presidente a firmar para “El Mono”, un filo comunista y seudo farciano adicto a todas las formas de lucha, una canonjía vitalicia de 700 millones anuales. Nada mejor que ser enemigo del gobierno porque le mantienen a uno todos los vicios y le pagan las vacaciones con dos hembras, la transcripción de la obra a trescientas lenguas vivas y muertas y una página en inglés en Holanda, tierra de toda clase de prostis y putos.

Otros de esos espectáculos son para la clase ociosa y los diletantes universitarios, que prefieren ver a oír o leer. Para ellos es Hay, Ajipique y El Mal Pensaste, que cuenta con la colaboración del más ilustre y dolido de los huérfanos, el rey de los sin padre, el único que ha ganado millones con el fusilamiento de su papá, porque nunca aprendió prosodia ni sintaxis pero sufre desazón obésica ante los que hablan con una zeta en la punta de la lengua, y quien, sin duda, está arruinando El Espectador, hoy al servicio de una cuadrilla de ineptos vividores, dignos de una gerencia del Banco del Estado.

La Poesía, la Danza, la Música, con mayúscula, nunca fueron para las mayorías ni necesitan serlo. No tiene agentes de bolsa ni de viajes, ni redactores de discursos oficiales, ni cumplen setenta años, ni tienen casas ni fundaciones donde se dan cita los hambrientos aspirantes a cargos diplomáticos. Porque eso es lo que desean, un puestico cerca del presidente de Francia o el Rey de España. O una plática que venga de las manos de un tirano, bujarrón si mejor.

Hace unas semanas el régimen de la hermana república concedió sendos laureles a dos ínclitos representantes de las letras, los dos juntos muy adictos a lamer culo, por la diestra y la siniestra. Pero lo que la gente no sabe es que debieron donar más del cincuenta por ciento del producido al que había organizado todo el paquete, un viejo dipsómano erectólogo, que integró los comités de remuneración con valetudinarias, redactoras de proclamas balleneras, admiradoras de la secuencia de la mantequilla en Last Tango in Paris, copistas de oficio e inventoras de géneros literarios, redactores y firmantes de penas de muerte en islas del Caribe y difuntas insectívoras, consumidoras de canceres. Todo lo había aprehendido golemando, desde que vivía en La Pedregosa de Mérida, a un embajador [Colombia, Cuba, Suiza, Chile, Haití, Israel, Dinamarca, Noruega y Polonia] poeta director vitalicio de la Revista Nacional de Cultura, a quien hizo millones de fotos que pagaron los gobiernos adecos y copeyanos. No en vano había descolgado del Hotel Guadalupe de La Puerta buena parte de la obra del pintor Vestrini, y de varias iglesias cuadros coloniales, sin contar los cientos de trabajos que colgó en La Otra Banda, la galería de la Universidad de los Andes, y que nunca volvieron a saber de ellos sus dueños.

Luego, en la Feria del Libro de 1997, celebraron en Andrés Pernil de Vacuno, el 9 de Mayo, la aparición de su recetario poético con una espectacular cena donde las garrafas de vino llevaban nombres de poetas de las dos repúblicas; en todas las mesas reposaban ampolletas de leche sin cuajo pero con grabados eróticos, con criadillas de diversos colores, la ensalada era un invento al detalle y los meseros ducharon con un espray serpentina oliendo a pedos a los comensales.

Desde entonces el intrigante de marras ha participado en toda clase ferias y festivales como la gran fiesta que anunció el matrimonio del ex presidente y la caraqueña, Encuentro del Amor y la Palabra, que con los auspicios del alcalde trajo a Bogotá más de 100 poetas del mundo, incluso colombianos, a fin de acompañar la exquisita pareja de enamorados, evento que quedó registrado en otro lujoso volumen impreso por Arte 2 Gráfico. Cada una de estas lumbreras recibió una elevadísima suma de dólares y no sólo fueron hospedados en las Residencias Tequendama la semana que duró el evento, sino que gozaron de una limosina del hotel a su servicio.

Este año, coincidiendo con la concesión del Premio de Poesía al hijo del sastre, el merideño prologó e hizo publicar por Monte Ávila Ávido mundo de María Baranda de Hinojosa, quien junto a 14 poetas venezolanos, uno de ellos gobernador y cantor de Anzoátegui, calumniado por la muerte de un estudiante y su compinche comercial en varias editoriales públicas, vendría a Bogotá luego de pasearse por Cartagena y disfrutar del Hotel Santa Clara y en el restaurante bailadero de Chía se dio inicio a la negociación del Premio para el campesino tolimense, que ahora desea, para celebrar su conquista de América, dilapidar 50 mil millones en unos globos aerostáticos que planearían sobre Bogotá cargando con sus amigos LGTB disfrazadas de próceres. Todo concluiría con una visita de este último a Caracas a finales de Mayo para participar en el Foro El desafío americano, simultáneo a la visita de Mario Vargas Llosa, que fue detenido en Maiquetía y a quien Chaves desafió a debatir, precisamente, con WOB. La curda entre los hijos del Páramo de las Letras y la Sierra de Mucuchíes fue digna del Rómulo Gallegos.


Premios de un gobierno que persigue e intimida a sus opositores; ocupa puertos y aeropuertos; condena militares disidentes a largos años de prisión; insulta presidentes y dignatarios extranjeros; vende como pulpa de papel 62.262 libros de las bibliotecas del estado Miranda; ataca el cine que hace Hollywood; convierte las editoriales estatales en productoras de libros de ideologización partidista; arrodilla la investigación y la libertad de cátedra o cierra los Ateneos de Valencia y Caracas.

Como diría Dámaso Pérez Prado: Mamo, Ají Picante, Mambó.

Harold Alvarado Tenorio

-o-


Arquitrave

[www.arquitrave.com] está dedicada en esta edición al poeta dominicano Mateo Morrisoncon la publicación de una entrevista a su persona realizada por Valentín Amaro y varios de sus poemas inéditos recientes. También hay en este número poemas del chino Li He [791-817] de la dinastía Tang, con una nota y versiones de HAT; del vasco Juan Larrea [1895-1980] con una nota de Javier Rodríguez; el uruguayo Ricardo Paseyro [1925-2009] presentado por Raúl Rivero; de la colombiana Clemencia Tariffa, con un ensayo de su albacea literario Hernán Vargascarreño; del cubano exiliado en París Armando Valdés Zamora; el marroquí Mohammed Bennis; el madrileño Jesús Suárez Gonzalez y los nacionales Ricardo Villa y Juan Camilo Taborda.

También pueden leerse los siguientes obituarios, notas y críticas:

-José Miguel Ullán [1944-2009] por Luis Antonio de Villena

-Vividores y otros fandangos por Harold Alvarado Tenorio

-Andalucía recuerda sus poetas por Santiago Belausteguigoitia

-Schopenhauer y los años salvajes de la filosofía

de Rüdiger Safranski, por Pablo Gianera

Le invitamos también a visitar nuestro Archivo y Ajuste de cuentas, una antología crítica de la poesía colombiana del siglo XX.

Si quiere escribirnos puede hacerlo pinchando aquí…

Mil gracias.

Harold Alvarado Tenorio

.

www.arquitrave.com

Cra 13 nº 27-98 Torre B/1504

Edificio Bavaria Centro Internacional

Bogotá DC

Tel 812 82 14 y 320 306 6454

.

Etiquetas de Technorati: ,

ROGER SALAS - Venecia, un poco al margen

.

roger_salas_imbarcadero_byEnricoBurdin_cortesíaAndreaBonnadio,Venezia

"Roger Salas imbarcadero" by Enrico Burdin (cortesía Andrea Bonnadio, Venezia)

.

A Venecia se la comienza a amar en profundidad después de que se ha odiado, y sobre todo, después que se ha logrado saltar el papel siempre secundario del turista, ilustrado o no. Y eso es difícil. Hoy, los datos mandan: en Venecia quedan menos de 50.000 venecianos, y hasta barrios como Sant´Elena, hasta ahora por modestos librados de las invasiones foráneas, ya han caído. Su cercanía con Arsenale y I Giardini (los espacios estables de la Bienal) han contribuido a esta lenta colonización que a veces es amable y a veces no. Si se anda por allí, en Campo de La Tana, hígado con cebolla mediante, se puede entrar en la librería del muro Arsenale, una de las mejor surtida en temas como moda, arquitectura o diseño industrial y donde puede gastar dinero en objetos tan inútiles como hermosos: la estilizada góndola de metacrilato para llevar a la mesa las aceitunas, es el mejor ejemplo (los japos las compran a pares).

En el Cementerio de San Michele in Isola los enterradores, los pizzeros de Campo Santa Margarita, los músicos que aporrean Vivaldi en San Vidal en cuatro turnos por jornada, no hay venecianos; el fenómeno multicultural y de la emigración allí ha tomado una carta de naturaleza evidente que quizás tenía antes que nadie y desde antiguo. Pero ahora se nota más. Si los moros de talla en madera muy renegrida con taparrabos dorado y plumas eran privativos de las escaleras de los palacios dieciochescos, ahora están en vivo y abundancia, poblando el recibo de los puentes, vendiendo los falsos bolsos de marca, las apócrifas gafas de sello ilustre, los cinturones de pega. Cuando la policía los hostiga, se refugian en el recodo de Río Terrà dei Assasini.

Una de las maneras de buscarse una vida propia “a la veneciana” en ese incesante y hasta ansioso retratar, es intentar huir de los circuitos establecidos. Tarea ímproba y compleja, pues arañando supervivencia y negocio, allá donde menos te lo esperas, los venecianos (que desprecian olímpicamente al extraño) han colocado algo que atrae inexorablemente al incauto o al entusiasta, con un tipo de escenografía comercial que mezcla la exposición “museística” de anticuario con la venta pura y dura. Es el caso de la tienda de telas frente al Bel Sito & Berlino (Santa Maria del Giglio), donde alguna leyenda de voz baja sitúa a Mahler. Junto a cojines con el León de San Jorge, trozos de pasado en raídos damascos de Praga, otomanes con algún lustre, festones de gruesa seda china. A su espalda: la Calle de la Vida (en castellano el letrero), un estrecho pasadizo con luz natural de cine viscontiniano que da al canaleto y que es refugio de los mejores grafiteros del Véneto: merece verse y leer atentamente el muro.

Entre Sant´Angelo y Santo Stefano está Rigattiere, donde se exponen las cerámicas de Bassano del Grappa (Casanova ya elogió la naturalidad y realismo del esmalte de los tomates encarnados). Y a la derecha, el Campiello Nouvo o dei Morti (pregunte el origen del nombre, que es cuento “gore”) que acaba en una escalerita donde está la única persona que aún hace encajes de cristal a la veneciana y exhibe su colección de piezas antiguas.

Tras la Accademia y su puente de madera (cediendo a la gran cultura: un ojo al cuadro “Trafugamento del corpo di San Marco” de Tintoretto, que al restaurase descubrió más de un misterio y aún el gentío pasa de largo) y antes de desembocar en Zattere, se llega a la antigua Bottega, quizás la única que aún recuerda a Goldoni y donde el dolcetto o el bracchetto de Asti siempre están espumantes y fríos. A sus puertas, auténtico botellón a la italiana: un sitio de reunión de los más jóvenes. Tras el campo de la iglesia que la enfrenta, y antes de Zattere, hay una rareza semioculta: el cobertizo de reparación de las góndolas con sus insultantes geranios rojos. Algo más que un cuadro de Longhi ver a los botadores embrear las maderas bajo un sol justiciero.

Y no se olvide de tomar, por 50 céntimos (¡sí, medio euro!), el servicio de góndola para atravesar el Gran Canal y no dar rodeos. Probablemente es lo único barato que queda allí (se trata de un servicio público, y en cierto sentido, tan antiguo como cultural). Tómelo tras la Piscina San Samuele en la Calle de Garçons abocada a su muelle de madera y será depositado en San Tomà, muy cerca de Ca´Ressonico, donde en las buhardillas reposan los frescos de Tiepolo de los Pulcinellas, un conjunto de obras no por famosos (en cuanto a fotografiados) menos olvidados del mundanal periplo (hay que subir varios tramos de angosta escalera). Los capirotes, las gibas y las máscaras, tan elocuentes, junto a un galgo despistado o una golondrina en el alfeizar de un cielo tembloroso: un montón de detalles a descubrir.

Ya en abierto, las palabras “Ponte del diavolo” dicen mucho en Venecia. No hay uno, sino cinco (pasa lo mismo con las Calle Le Cafetier, un montón), uno de ellos en Torcello con leyenda negra incluída. Es una aventura buscarlos… y encontrarlos!. El que está frente a Fruili, tiene el gran relieve angular de Lucifer en intimidante piedra blanca. Uno de estos puentes desemboca en la Calle del Amor. Por algo será.

© 2009 Roger Salas

Etiquetas de Technorati: ,

lunes, 10 de agosto de 2009

CHARLES AZNAVOUR - WHAT MAKES A MAN A MAN

.

(a fragment)

"So many times we have to pay
For having fun and being gay
It's not amusing
There's always those that spoil our games
By finding fault and calling names
Always accusing
They draw attention to themselves
At the expense of someone else
It's so confusing
Yet they make fun of how I talk
And imitate the way I walk
Tell me if you can
What makes a man a man"

No comments...
Bueno, sí, c'est magnifique...
Etiquetas de Technorati: ,,

viernes, 7 de agosto de 2009

ARQUITRAVE informa... (o rumores que llegan desde Colombia)

.

NOTA DEL BLOGGER: Se me han acumulado estos mensajes que envía Harold Alvarado Tenorio de distinta forma, y verdaderamente pierdo un poco el hilo del entramado. Todo me parece de un delirio delirante, y no lo digo en sentido peyorativo sino todo lo contrario. No es mi delirio, pero, de cualquier forma, es el delirio y eso me atrae, y me deja entrever en cierta forma los teje-manejes del "similal" (dijo el chino) de la casta pseudo-intelectual pegada a la política (UNEAC & compaña) que tanto conocemos los que padecemos la tara cubana, y que unas veces, según sopla el viento, los del outside elogian o insultan pero todos pierden el culo por mantener en sus patéticos curricula como si de premios Nobel se tratara. Mediocridad, tristeza, pena, lástima, poco talento, y mucha, mucha mala leche, ingredientes activos de la clase inteleSSStual.

-o-

Chávez elogia a Ospina

.

CARACAS, 2 de Agosto de 2009 (ANSA) - Hugo Chávez dijo hoy que el obsequiado del Rómulo Gallegos, William Ospina, es un vocero de la Colombia "digna", mientras que Alvaro Uribe es "capaz de todo", casi en el mismo momento en que ordenaba el cierre de 34 emisoras más no adictas a su gobierno. Chavez ha cerrado ya varios ateneos y ordenado la quema de cientos de libros de bibliotecas públicas en estados donde gobiernan sus enemigos.

“Por cierto, --dijo en su columna dominical Las líneas de Chavez -- hoy domingo estará recibiendo en Caracas el Premio de Novela, el colombiano William Ospina, por El país de la canela. Ospina, cuyo libro La franja amarilla es una de mis guías ideológicas, es una gran conciencia colombiana y de nuestra América, una de las voces mayores de la otra Colombia, esto es, la verdadera, la digna, la mayoritaria, la hermana. Queremos recordar un conmovedor poema suyo titulado 9 de noviembre de 1948 --forma parte de su libro ¿Con quién habla Virginia caminando hacia el agua? (1995)--, que constituye el mejor de los homenajes a Gaitán. Y lo hacemos como una declaración de amor fraterno al pueblo colombiano y como una reafirmación de nuestra solidaridad con la causa de la paz:

Para entender esa pasión inmensa que iba de pecho en pecho,

de grito en grito,

debes saber de siglos de vergüenza,

de indios educados por los blancos,

de llagados esclavos que vivieron a solas sus meses de agonía,

debes saber de dioses vivos que caían,

de dioses muertos que triunfaban,

del cansancio infinito de vivir en el mundo sin amor por el mundo,

de la torpeza de unas castas tristes que intrigan,

hieren y ebriamente humillan,

mas no saben ser dignos de su suelo y su cielo.”

En el artículo, Chávez volvió a atacar los planes de Bogotá de instalar bases norteamericanas en su territorio, a las que ve como "la punta de lanza del nuevo coloniaje".

También señaló que "la obsesión de Uribe con la firma de un Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos, lo hace capaz de todo".

"¿A quién pretende hacerle creer el presidente Uribe y la oligarquía colombiana, que el incremento de la presencia militar yanqui, a través de estas nuevas bases, no significa una amenaza directa contra Venezuela?", reflexionó.

El Premio se llamará de ahora en adelante Catire Hernández, en honor del escritor y chavista venezolano a quien el gobierno ha designado para otorgarlo, desde la muerte de Stefanía Mosca, su esposa. El Catire Hernández es considerado el más grande revolucionario de las letras venezolanas desde la muerte de Caupolicán Ovalles.

© Copyright ANSA. Todos los derechos reservados.

-o-

La lengua viperina

.

¿Quién es la voz detrás de los incendiarios e-mails que atacan sin piedad al establecimiento literario del país? Muchos creen que está loco, pero eso decían de Hamlet y del Quijote. Perfil.

Por Marianne Ponsford*

Mponsford@semana.com

Directora de Arcadia

Arcadia, nº46, Bogotá, Julio de 2009

.

En la historia de la literatura (es decir, en la historia no oficial del ser humano), existe un personaje no muy conocido que causó revuelo en su tiempo: se llamaba Charles Augustin Sainte-Beuve. Vivió en París en el siglo XIX, y fue el crítico literario por excelencia de la Francia romántica. Era un hombre brillante y estudioso, y tenía una mala leche tan terrible que, con razón, lo odiaban muchísimos escritores. Con las armas de una lucidez escéptica y una cierta ceguera que el tiempo puso en evidencia, atacó con virulencia a los grandes escritores del parnaso francés. Nadie salió indemne: ni Víctor Hugo ni Balzac, ni Gautier ni George Sand. Ni siquiera él mismo. "Este es mi arsenal de venganzas: digo la verdad", afirmaba.

La gente del mundo de la literatura suele recordar a Saint-Beuve por un famoso libro, escrito por Marcel Proust y publicado de manera póstuma. Se llamaba Contra Sainte-Beuve. En ese librito podrían estar los orígenes de la monumental obra de Proust: En busca del tiempo perdido.

Pero el librito de Proust no era solo un ataque personal. Era una refutación vehemente de la propuesta crítica de Sainte-Beuve. Este creía que para poder analizar la obra de un escritor había que examinar su vida. Y metía los dedos sin recato en las intimidades de los escritores, para hablar sobre su obra. Proust creía que Sainte-Beuve estaba equivocado, y si bien el tiempo parece haber inclinado la balanza a favor de Proust, el debate sobre si el examen de la vida del escritor es o no pertinente para juzgar su obra ha protagonizado el siglo XX. Los tres ejemplos más citados fueron los de Ezra Pound, Knut Hamsun y Louis Ferdinand Céline. A los dos primeros se les criticó el haberse puesto "del lado de los malos" en la Segunda Guerra Mundial, y al otro, su antisemitismo. En la última década este debate ha vuelto a tomarse la escena: Milán Kundera y Günter Grass han sido objeto de cientos de artículos de prensa por su supuesta colaboración con regímenes totalitarios.

Harold Alvarado Tenorio, poeta e intelectual, es el pérfido Sainte-Beuve de nuestro tiempo. No es conocido por el gran público por una razón: no escribe en medios nacionales. No lo hace, según él, porque no lo dejan: "Roberto Posada me sacó de El Tiempo porque José Mario Arbeláez se lo llevaba a tomar trago a su apartamento y a hablarle mal de mí. Hasta que lo convenció y me dijo que yo no hacía más sino joder".

Aunque sí ha escrito en medios nacionales. Alvarado Tenorio pasó breves temporadas en París, adonde no pudo volver un buen tiempo por haber publicado en el diario El Pueblo, de Cali, un artículo salvaje sobre los oficios de los intelectuales colombianos allá: "Había un tipo que hacía trabajar a su novia de prostituta; otro que cuidaba una elefante en un circo y muchas cosas más. Cuando se publicaron dijeron que me iban a matar". A finales de los años ochenta regresó a Colombia y comenzó a disparar sus dardos venenosos en el diario La Prensa ("jodé, jodé", le decía Juan Carlos Pastrana) contra varios de sus 'ex amigos' como Darío Jaramillo Agudelo, a quien comparó con un banquero milanés, pues acababa de ser nombrado gerente cultural del Banco de la República, o Juan Gustavo Cobo Borda, de quien se mofaba llamándolo el poeta de la Roma imperial.

"A Alvarado Tenorio le debemos el haber resucitado en Colombia el gran género olvidado de la diatriba literaria", dice de él su amigo Antonio Caballero. Alvarado Tenorio se reconoce como heredero de ese género. Su mentor viperino e intelectual fue Jorge Zalamea, quien impartía talleres literarios a finales de los sesenta en la Universidad del Valle. Dice haberse convertido en la lengua ponzoñosa que es gracias a Borges, personaje con el cual tuvo una relación cordial cuando el escritor argentino estaba en el ocaso de su vida. "Que yo sea una lengua viperina es también por Borges, que era experto en el arte de humillar. Muchas de las cosas que escribió las hizo para burlarse. Borges se puede leer de muchas maneras: los franceses lo leen como metafísico, pero los argentinos como un viejo hijueputa que se burla de todo el mundo y que destilaba veneno contra sus amigos".

¿Dónde y contra quién escribe hoy Alvarado Tenorio sus diatribas? Ah. Alvarado Tenorio es un diestro amante de las nuevas tecnologías. Casi a diario, en los buzones de correo electrónico de cientos de escritores, periodistas culturales, amigos y enemigos, hay alguno cuyo remitente es "Noticias culturales", o "Arquitrave" (el nombre de la muy buena revista de poesía que hace él solo, en su casa, desde hace ya muchos años), o "HAT". Los correos pueden incluir una salvaje andanada contra la poeta Piedad Bonnet o Juan Manuel Roca, un inclemente juicio a la académica de literatura Luz Mery Giraldo, una burla despiadada y desopilante del "excelso poeta" Belisario Betancur o, más recientemente, brutales invectivas contra Héctor Abad Faciolince, a quien llama "el huérfano ilustre" o contra William Ospina, autor de El País de la Canela, a quien parodia como ciudadano del "país de los lagartos".

De un tajo, Alvarado Tenorio abre boquetes en el amor propio de sus enemigos y les echa sal. "Yo no odio a nadie, a nadie", asegura con vehemencia. Para él, que parece un archivo secreto de chismes sobre los intelectuales, es casi un deber pelear contra lo que considera un país adocenado. "Lo que pasa es que yo no me voy a morir y estos creen que yo me les voy a comer el cuento. Mientras yo esté vivo, les voy a decir que no son nadie, NADIE".

Alvarado, al igual que el Sainte-Beuve descrito por los hermanos Goncourt, es voluminoso y no muy agraciado. El día que llega a las oficinas de Semana para conversar con Antonio Caballero y con la redacción de Arcadia, luce una magnífica bufanda de vivos colores sobre su camisa de bluyín, y sus pies van calzados de manera memorable: unos tenis Puma rojo escarlata enfundados en unas medias marrón con pelotitas rosadas y rayas verde manzana. Tanto Caballero como Juan David Correa y yo misma (debo decir que Alvarado Tenorio me lanzó un jab violento al corazón en uno de sus correos que me dejó maltrecha un par de días), no podemos más que soltar risas o carcajadas cada tanto. Se levanta con estupendos ademanes histriónicos, mientras se defiende de nuestros reclamos: "Yo no tengo interés en ofender a Piedad Bonnett —dice con risueños aspavientos—. Escribo sobre ella porque me parece un personaje cómico, una señora culi fruncida que se las tira de gran poeta con unos poemitas güevones dizque "Despojos de la mañana, una taza con el pozo del café, virutitas de pan francés comprado donde Chez Rocá, margarina derretida del corazón de Darío, un trozo de papaya, obsequio de Whilhem, El Tiempo de ayer con la entrevista en Martinez Campos, vida cotidiana: mamá está más triste que la Una", ¡No, por favoooooooooooor!".

Alvarado Tenorio exagera, manipula los hechos, repite chismes sin corroborar las fuentes, destila un veneno a veces demasiado fácil -y no da siempre en el blanco, sin duda—, pero hay un alocado parpadeo de verdad en su desmesura, algo de difícil verdad en su monomanía. Cuando le preguntamos qué tiene de malo el Festival de Poesía de Medellín, contesta: "Fernando Rendón es un vividor. El origen del conflicto con él es por malos tratos. Una vez me invitaron a un festival de poesía en Caracas y eso era muy ridículo. Yo lo escribí en la prensa, y Rendón me mandó una carta diciéndome que yo era una porquería. Otro día, después del secuestro de mi tío, me llama por teléfono y me dice que me está mandando por correo una carta para que la suscriba. La carta decía que el presidente había mandado a asesinar a los diputados del Valle. Yo lo llamé y le dije: 'Mira, Fernando, primero, yo odio a las FARC, segundo, odio a Pablo Catatumbo'. Y él me dice: 'Ah, es que vos sos un uribista, vos pensás es con el culo'. Le dije: 'Conmigo no te metas. El que yo sea uribista a vos no te importa. No te metas conmigo porque no solamente te voy a desprestigiar sino que te voy a dejar en la ruina'. Así que le clavé catorce páginas diciendo que él es un vividor que trae un montón de indígenas que él se fornica; unos negros de mierda y un montón de disfrazados, y ¡cobra por eso! Y los pobres, oyendo cómo un negro les grita:

Natowa kitandawili mwenye jawabu kutowa

Wako watu sura mbili majaraha yasopowa
Kuchupa kwao kuwili nyoyo zao zaunguwa
Watakayo ni muhali milele hayatokuwa

y él les traduce

Vivan las mujeres que tienen dos maridos

Abajo el trabajo Viva el dinero publico

Yo soy feliz con mi tabaquito

Viva Jacobo Arenas Viva Arturo Alape

Vivan todas las formas de lucha contra el patrimonio nacional

¡No jodás! En ningún país pasa eso. ¡Anda a hacer eso en Alemania para ver cómo no va nadie! Eso es el hambre. Esos festivales son una mierda. ¿Y qué te parece la Casa Silva con ese inútil al que el papá delante de mí le decía: 'Tú eres un imbécil, ala, introdúcele el meñique por el orificio a la dama, méteselo'? Dizque la poesía al servicio de este cretino, ocho y medio millones de pesos se gana. Y si digo que el Hay Festival es una vergüenza es porque es verdad: porque eso no se puede hacer en una ciudad surcada por la miseria. Pero se puede responder".

Para ser justos, hay que decir que Alvarado Tenorio también envía e-mails con poemas que le parecen valiosos (como un hermosísimo poema de Cecilia Balcázar de Bucher), o cuando lanzó su campaña en pro del Premio de Poesía Reina Sofía para Meira del Mar, poco antes de que ella muriera.

Y hace eco de Sainte-Beuve también en su mofa de sí mismo. El e-mail en el cual apoyaba su propia candidatura para Fiscal de la Nación, en la que aparecía ataviado con la corona de un emperador chino en la Gran Muralla China, no tiene pierde: es un acto genial de auto burla, en un país en el que para él, demasiados intelectuales de tercera línea se toman muy en serio a sí mismos, y no quieren más que vivir de dineros públicos. Y aunque entre el dinero y la palabra, para Alvarado Tenorio la batalla la gana el dinero, sí cree profundamente en el poder de las palabras: "Claro. Acuérdese de Moisés advirtiéndole al Faraón sobre las siete plagas de Egipto."

Después de oírlo hablar de sus amigos, que parece que tanto lo hubieran defraudado, es inevitable preguntar si no siente que la suya ha sido una vida de desencantos. Y dice: "Se lo respondo con un poema mío, Proverbios:

No hables,

mira cómo las cosas a tu alrededor se pudren.

Confía solo en los niños y los animales

y de los ancianos aprende el miedo de haber vivido demasiado.

A tus contemporáneos pregunta solo cosas prácticas

y comparte con ellos tus fracasos, tus enfermedades,

tus angustias, pero nunca tus éxitos.

De tus hermanos ama el que está lejos

y teme al que vive cerca.

A tus padres nunca preguntes por su pasado

ni trates de aclarar con ellos tu niñez y juventud.

Con tu patrón no hables, escríbele y nunca le cuentes

tus planes futuros y miéntele respecto a tu pasado.

Ama a tu mujer hasta donde ella lo permita y

si llegas a tener hijos, piensa que, como en los

juegos de azar, podrás ganar o perder.

El destino no existe, eres tú tu destino.

Y sí llegas a la vejez

da gracias al cielo por haber vivido largo tiempo,

pero implora con resignación por tu pronta muerte.

Los que no tenemos dinero ni poder

valemos menos que un caballo, un perro,

un pájaro o una luna llena.

Los que no tenemos dinero ni poder

siempre hemos callado para poder vivir largos años.

Los que no tenemos dinero ni poder

llegados a los cuarenta debemos vivir en silencio

en absoluta soledad.

Así lo entendieron los antiguos,

así los certifica el presente.

Quien no pudo cambiar su país

antes de cumplir la cuarta década, está condenado

a pagar su cobardía por el resto de sus días.

Los héroes siempre murieron jóvenes,

no te cuentes, entre ellos,

y termina tus días

haciendo el cínico papel de un hombre sabio.

¿Pero ese poema no contradice su pasión por la palabra? "No" —responde-. "En mi poema yo digo que hay que callarse porque cuando uno llega a cierta edad y los otros tienen el poder, si uno habla, puede perecer. Lo matan. Yo no me callo porque he asumido una actitud ética. He estado a punto de morir muchas veces y creo que todo es más simple de lo que parece".

*A partir de una entrevista de Antonio Caballero, Juan David Correa y Marianne Ponsford.

-o-

arte y corrupción

Por Lucas Ospina Villalba

luospina@uniandes.edu.co

3500 millones en globos, conciertos por 2000 millones, cabalgatas dilapidando enormes sumas sin contar heridos y muertos, miles de figuras en arcilla...

¿Cómo se educa a un pueblo alcohólico, analfabeta y místico? Con iconos. El alcalde de Bogotá Samuel Moreno Rojas, hijo de Samuel Moreno Diaz y la Nena Rojas, se reunió con su secretario Yuri Chillán y el contratista poeta William Ospina Buitrago para oficiar una sesión de “brainstorming”: buscaban iconos para celebrar el bicentenario de la independencia con los ciudadanos de su “Bogotá Positiva” y la “tormenta de sesos” se les fue en echar globos:

“Nos pareció que los globos son suficiente símbolo de fiesta, de lo que pueden el ingenio humano, y su capacidad de superar las limitaciones y de soñar con libertad.”— dijo Ospina con lirismo parrandero.

—“Recordábamos aquella sentencia de Leonardo Da Vinci de que "volar es dejar de ser uno y acercarse un poco a Dios” […] “pero faltaba un componente esencial para motivar la reflexión colectiva sobre el Bicentenario: los artistas.”— dijo Chillán, invocando arte y religión, ofreciendo al público capitalino un placebo que reemplace quizá otras esferas místicas esas sí necesarias y aclamadas por el pueblo: la subida a Monserrate, cerrada por la Alcaldía, primero por razones de seguridad y luego por desidia y para repartir la franquicia lucrativa del camino en la piñata clientelista.

—“Queríamos que reprodujeran las efigies de los próceres, pero los artistas escogieron otros temas, y el que más representaron fue el agua. Al comienzo pensamos que era un error, pero ahora sentimos que, como de costumbre, los artistas no se equivocaron. El agua es el pasado y es el futuro, el agua es el más claro símbolo de una naturaleza a la que tenemos que comprender, proteger y aprovechar de un modo responsable.”— dijo Ospina, invocando un salmo ecológico de predicador que le saca lágrimas al rebaño: ¡Milagro, agua, agua…!

“Con el concurso incondicional de la Secretaría de Cultura, Recreación y Deportes y la Fundación Gilberto Alzate Avendaño logramos convocar a 24 de los más importantes artistas plásticos de hoy”— dijo Chillan, y Moreno añadió:“En total son 24 artistas los que hacen parte de este vuelo del Bicentenario. Cada uno nos hizo una obra original para esta fiesta y gracias a que nos entregaron los derechos de reproducción de cada pieza, pudimos utilizarlas para adornar los globos del Vuelo de la Libertad”. Los “más importantes artistas plásticos de hoy”: los que pintan árboles y mariposas, caballos de plástico y banderas: Arborizarte, Animarte, Eqqusarte, en resumen, los banderizos. Y para que cada artista se inspirara hubo algo más que el servicio a la patria: cinco millones de pesos.

Los globos volaron el día de la fiesta del 20 de Julio, no fueron los cien que habían prometido, al final solo fueron 43, unos volaron por poco tiempo, otros no, pero fue una gran espectáculo. En el parque Simón Bolívar un niño, que parecía salido del cuento “El Traje del emperador”, le preguntó a su mamá: “¿Por qué los globos tienen curitas?” Los globos, sacados de todas partes, ya traían sus colores y figuras impresas, y para colgarles la información publicitaria del día les pegaron “curitas”: letreros de tela impresos que luego el viento destempló; algunos de los anuncios eran legibles, otros no.

Los mensajes legibles eran publicidad, los ilegibles arte. Ni siquiera pasó lo que en las estaciones de Transmilenio con la campaña “TransArte” donde el nombre de un champú anticaspa parece ser el título de cada una de las obras de Nadín Ospina, Ana Mercedes Hoyos y Carlos Jacanamijoy: “Clear”, dice claro y grande bajo cada una de ellas. No, aquí se veían por un lado los logos de franquicias privadas y empresas del Distrito y por el otro los artísticos manchones que supuestamente fueron impresos por “expertos en Brasil y México”. “Por eso, precisamente” dice Moreno “‘El Vuelo de la Libertad’ debe constituir un hito estético y social para traer al presente la figura de los hombres y las mujeres que hicieron posible para los pueblos de América el ideal libertario.” ¿Y qué tiene que ver una cosa con la otra?, se pregunta uno.

Así como los políticos (y ahora los poetas) piensan que hay que meterle pueblo a la política, también hay que meterle arte a cualquier evento (el “componente esencial”), no importa si las obras se ven o no.

O si querían ponerse creativos podrían haber impreso otro tipo de mensajes en los globos, un surtido “selecto” de frases de nuestros “próceres de la patria” habría bastado, dos por ejemplo:

“Indio bárbaro, poco distinto de las fieras, pasa tristemente su vida en las más espesas selvas, sin idea de religión, gobierno, industria, ni comercio; subsiste de la caza, y pesca de los frutos, que voluntariamente le presenta la naturaleza”.

Jorge Tadeo Lozano

“Entiendo por Europeos, no solo los que han nacido en esa parte de la tierra, sino también sus hijos, que conservando la pureza de su origen jamás se han mezclado con las demás castas. A estos se conoce en América con el nombre de Criollos, y constituyen la nobleza del Nuevo continente cuando sus padres la han tenido en su país natal”.

Francisco José de Caldas

Las lecciones de estética del alcalde Moreno Rojas no parecen acabar aquí, mientras los globos se desinflan el heraldo Ospina Buitrago anuncia nuevos embates de la plasta, perdón, de la plástica oficial: “Queremos ver entrar de nuevo en Bogotá, convertido en obras de arte, en fiesta de las culturas, al ejército libertador, esculpido en barro y acompañado por esas gentes de todas las regiones que hoy son la gran ciudad.”P

[Texto sin edición ni condimentos en http://www.lasillavacia.com/elblogueo/lospina/lecciones-de-estetica-samuelina-ii-por-que-los-globos-tienen-curitas]

-o-

El Caballero de la Injuria

Por Lucas Ospina (luospina@uniandes.edu.co)

Es verdad, Alvarado Tenorio no pasará a la historia nacional como poeta, su escasa fortuna lírica se dilapidó en la impostura, falsificación y burla de sus contemporáneos, cosa que nunca practicaron genios como Cervantes, Borges, Dante, Joyce, Conrado Nalé Roxlo o Thomas Chatterton; tal vez solo merezca ser parte de un breve pie de cita que nombre a todos aquellos que como él fatigaron la infamia: Vargas Vila, Barba Jacob, Fernando Vallejo, Álvarez Gardeazabal, Ignacio Escobar Urdaneta de Brigard, Julián Malatesta…

http://lucasospina.blogspot.com/2009/07/el-caballero-de-la-injuria.html

-o-

jueves, 6 de agosto de 2009

Un "compromiso" amigo mío

.

ELIO2009 163

-

Les había perdido la pista, pero mira tú por dónde me encuentro con esta foto de ellos en un restaurante cercano a la Plaza Mayor (Madrid). El que era amigo mío era el chico de la pajarita, que se llamaba Hermenegildo (y para los íntimos simplemente Gilda). En un viaje que dio a lo más intrincado de la Pampa sur conoció a Atanulfo y quedó perdidamente enamorado de él, basta contemplar su mirada extasiada.