viernes, 21 de agosto de 2009

DAVID LAGO GONZÁLEZ - Aquejado por el zumbido de las cancioncillas del verano, escribo estos versos.

.

Bachelier-cenesontquetesChimeres

(C) Anne Bachelier

para Zoé Valdés

.

La vida no renace; la vida se deshecha.

Nos fue dado habitar La Tierra de las Hadas Malignas,

y por ese solo privilegio un huso emponzoñado nos estaba destinado.

Hay miles y miles por todas las comarcas,

más tarde o más temprano nuestro dedo inevitablemente

encontrará la púa, nuestro pie se clavará el acero.

El clavo estaba allí desde que llegaron las hadas,

sólo era cuestión de tiempo que el pie lo pisara.

Quizás ni siquiera lo trajeron ellas deliberadamente;

es que forma parte de la esencia: todo el mundo

se pinchará para quedar debidamente contagiado.

Sus efectos secundarios es el creer que puedes ordenar tus papeles,

“la diminuta poesía que forma mi vida”, escribir un verso,

tararear una canción, procrear, llevar la existencia simple de tus mayores,

conocer nuevas praderas, incluso cruzarlas,

amar, reír, estrenar sedas y cashmeres, anudarte al cuello un pañuelo,

odiar,

matar,

enloquecer,

y que alguna insignificante cosa

no está en realidad relacionada con aquel huso

en el que tu dedo se hundió para toda la eternidad.

.

(Madrid, 20 de agosto de 2009)

© 2009 David Lago González

.

(posted before inIndicios de Desorden)

(www.indiciosdedesorden.blogspot.com)

1 comentario:

chiquitacubana dijo...

ni vale desprenderse del huso...

Un beso