sábado, 1 de agosto de 2009

Fin de semana en París

.

Ni el propio Sarkozy lo pudo resistir y en la tarde del domingo, al saber que dejábamos París montados en un tenebroso airbus de esos que se han caído últimamente, se desplomaba él desmayado mientras corría.

Momentos antes, al tomar un bus que nos llevaba desde la Puerta F21 a la escalinata del avión, subía detrás de nosotros una familia mejicana formada por tres generaciones de mujeres: la abuela, la hija y la nieta. Liliana Fedexkaia, mi amiga de cuando el Gulag de la Cervecera del Bosque en Camagüey, que había viajado especialmente desde MaiAmi para comprobar que yo aún vivía, apretó con fuerza mi brazo cuando la hija mejicana, haciendo uso de su peculiar giro del idioma castellano, le indicó a su madre que se agarrara de un tubo (del vehículo) diciéndole: "Cuidado, mamá, no vayan a masacrarte", frase inolvidable que hubo de sumirnos en una risa contenida nerviosa que ahora mismo se me revuelve y vive al recordarlo. Eso era por la izquierda. A nuestra derecha, y más justamente debo decir "contra nuestras caras", teníamos la cara lunar de un sujeto asiático al que habíamos bautizado como Yambo-Yambo-O-Ah, y que era como una especie de chino-mongol-mogol-tibetano-uzbeko o sabrá Dios, que en el aeropuerto mascaba chicles abriendo y cerrando la boca sólo como Joe Bocazza hubiera sido capaz, pero dentro del bus comenzó a bostezarnos encima de forma verdaderamente amenazadora, tanto por la amplitud en que se abrían sus fauces como por la halitosis que despedía, razón por la cual, al tercer bostezo, hubimos de volvernos de espalda a él, quedando de frente pero de lado a la abuela mejicana masacrada.

Así las cosas, llegamos a uno de esos aviones que en los últimos tiempos no paran de caerse, y subimos. Y nos sentamos. Para sorpresa nuestra, las tres mujeres mexicanas cayeron justo en la fila de atrás, y se pasaron todo el tiempo cantando canciones infantiles. Liliana me decía: "estoy a punto de cantarles <al ánimo>".

Finalmente aterrizamos en Madrid. A los dos días, Sarkozy se recuperó de nuestra pérdida y pudo abandonar el hospital. C'est la vie.

JULIO 024

(Liliana Fedexkaia en el salón de mi casa)

ELIO2009 299

(Place de Voiges)

ELIO2009 313

(St. Germain des Pres)

ELIO2009 327

(Place de St. Michael)

ELIO2009 325

(Bistró, brunch de despedida)

.

Aunque no lo mencioné, senti continuamente la presencia de nuestro Oscar, con quien había ido en marzo del año anterior y falleció en Madrid en abril pasado. Amaba París como un loco.

David Lago González

Etiquetas de Technorati: ,,

4 comentarios:

Antonio dijo...

Hola. Tu comentario es delicioso y trasmite mucho el asombro mezclado con alegría que provoca París, por más veces que la visites. De las inmágenes, reconozco y recuerdo solamente la de la Place Saint Michel: creo haberte comentado que hace doce años permanecí yo solito en esa ciudad durante un mes, y descubrí el metro, los baños públicosa 2 francos -entonces no había euro-, los travestis de país, muy superiores a los conocidos antes, la calle Saint Denis llena de putas multicolores, etc. Gacias por revivirlo.

chiquitacubana dijo...

como no me avisaste, David, hubiese movido cielo y tierra para verte, verlos. Que alegria verles tan contentos.

besos
para la proxima...

Kerala dijo...

Me ha dado un ataque de risa, por la forma en que transcribes tu felicidad. El desenfado de la huida...
Me alegró mucho el día

luis antonio dijo...

Me encantó tu relato!!!!!!!!!!!!. y Paris es Genial.... Veo que le echas de menos,(A Oscar), yo también. No me creo que no esté. De echo creo que anda por aquí. Ün beso.