jueves, 18 de septiembre de 2008

MOLESKINE (3)

 

.moleskine2-783943

.

Después de un encontronazo fortuito e inoportuno con la mediocridad, a la que, por más encerrado que uno esté en su casa, siempre se está expuesto, bajé de prisa porque me iban a cerrar el kiosco de prensa y me iba a quedar sin mi cupón para la impresora-fotocopiadora-scanner y sin el CD del curso de Microsoft, y hasta sin el país y sin el mundo. O sea, casi un desastre interplanetario, una estrella de otra galaxia que estalla en el infinito y aquí sólo se aprecia una ridícula fosforescencia romántica que rasga el manto de la noche. Cuán pequeños somos, cuán poca cosa, y hay que ver lo que nos creemos.

Al regresar se levantó una agradable brisa que movía tenuemente los badajos de las campanas más pequeñas de San Cipriano, y era tan suave el sonido que parecía que la brisa fueran los brazos de un ángel. Era una melodía dulce que, al ir llegando a mi balcón, se entretejía con los distintos tonos de los sonajeros de cerámica y metales, creando una “pequeña serenata diurna” que me reconcilió nuevamente con el fulgor inigualable de la existencia.

© David Lago González, 2008.

2 comentarios:

TIROFIJO dijo...

http://tirofijomalanga.blogspot.com/2008/09/el-gobierno-norteamericano-representado.html

ACRey dijo...

David, me he reído¡
Buen humor¡ Buena ironía¡
Desde luego que sí. Es bueno aterrizar de vez en cuando. Más bien, es mejor no despegar a menudo.
Un abrazo¡