sábado, 31 de enero de 2009

Imagine Peace (oración)

 

.

btn_imagine_peace_275

.

Guárdanos, Jesús, de los cardenales de rojo birrete

y afeites tan delicados como antiguas mujeres enharinadas.

Guárdanos, Alá, de los jeques despóticos, de tus mártires,

de quienes no pueden perdonar que cualquier civilización sea un soplido de arena

porque, tal como el hombre, su solidez es un sueño.

Guárdanos, Alí, del shií que cumple silencio y explosiona a la hora señalada.

Guárdanos, Abrahám,

por los que quieren hacer de la piedra donde ofrendaste a tu hijo

el alto concreto celeste que separa a los semitas en enemigos

cuando la bestia no puede vivir sin la garra ni el ave sin la pluma.

Guárdanos, Karl Marx, de tu herrumbrosa revolución industrial

y de tu falta de previsión porque la plusvalía está en la esencia humana

como el amor y el odio, la pierna y su movimiento, inseparables,

maldad contra maldad, bondad besando las bocas de las buenas.

Guárdanos, Jefferson, de tu declaración de igualdad

que nadie escuchó y aplicó según sus conveniencias.

Guardanos, querido Vladimir Ilich, del eco de tus errores

en obra y en personas, como aún les llaman los enamorados de una margarita

a la que siempre le inventaron los pétalos; y tú, loco Adolf,

que el misterio de tu muerte y de tu mente se ensuelva en sí mismo

como el deceso de los animales domésticos.

Redímenos, Historia, de todos tus deslices y aciertos,

de tus ¡oh! gloriosos descubrimientos y tus olvidos más injustos,

que ahora echamos sobre los hombros más cercanos del pasado y el presente.

Guárdanos, John & Yoko, de las burbujas de la inocencia;

de la tonta sonrisa que se esboza en la ignorancia;

de una paz de vana hermosura, superficial, flotante,

que tantos aprovechan para alfilerarla como a globos rojos.

.

Guárdanos, extraño, de nuestro prójimo.

.

(Madrid, 9 de de diciembre de 2003)

(C)2003 David Lago González

Etiquetas de Technorati: ,

jueves, 29 de enero de 2009

A house is not a home

.

...And a house is not a home
When there's no one there to hold you tight
And no one there you can kiss goodnight

Hart David-Burt Bacharach

("A house is not a home")

.

Éstas son fotos de la que fue mi casa en Camagüey.  Fueron tomadas por un vecino y casi familia que volvió en el año 2000 , y la persona que habitaba en ese momento la casa gentilmente le permitió tomar las fotos.

Hay también fotos de la acera a ambos lados de la fachada.  Enfocado desde la distancia me pareció muy triste, con alguna ligera reminiscencia de lo visto por entonces en la televisión y la prensa sobre Kosovo y las demás zonas afectadas en la Guerra de los Balcanes.  Salvando las distancias, claro está.  Supongo que los que siguen habitando esas calles no aprecian la tristeza y, en todo caso, habrán demasiadas cosas confluyendo al mismo tiempo con la misma premura y la misma inopia como para darse el lujo de detenerse en apreciaciones superfluas.  Yo no entiendo por qué ahora existe una tendencia a querer quitar el nombre de revolución a La Revolución cuando su acción (remitirse al diccionario) es parte integral e importantísima de su proceso de mantener "la nada cotidiana" en una continua y agotadora sensación y realidad de movimiento para que el individuo caiga síquicamente extenuado.  Es el reverso del dicho "un clavo saca otro" porque la práctica se realiza clavando sobre el primer clavo otro más, y otro más, y otro más, así hasta el infinito, y ese infinito borra la forma y el dolor inicial del primer clavo.  Final, ¿qué queda?  La desmemoria.  Todo está planificado, nada es espontáneo, nada es natural, todo es provocado para convertir al hombre justo ("el hombre justo" del que hablaba Ginsberg en sus poemas mastodónticos) en la anulación y la enajenación total de sí mismo.  Brillante ideología.

Pero "Una casa no es un hogar" es una eterna canción con música de Burt Bacharach y letra de Hal David que da título a este post.  La casa sigue en pie.  En ese año de las fotos, el 2000, era una de las casas que mejor se conservaban en la cuadra (que es la segunda de García Rouco), gracias a que sus moradores parecían tener medios --y supongo que conexiones suficientes--, para mantenerla presentable.  Los muebles no son los originales, pues sus habitantes de entonces (no sé si siguen siendo los mismos) son consecuencias de varias permutas.  De modo que para mí no representó gran cosa volver a ver el cascarón y su interior.  Independientemente del miedo inoculado por el Estado a la población sobre el futuro de su techo en el supuesto de un cambio que reponga el orden constitucional (anterior a lo inconsticionalmente constitucional), yo como propietario nunca se me ha ocurrido pensar recuperarla de ninguna manera.  Faltan los muebles (para más inri, diseñados por mi padre, que era una especie de one-band-man) y faltan las personas que la ocupábamos y las que la visitaban.  Es una estupidez más de la Revolución y otra proyección del síndrome cubano del ombligo, creer que la vida de los propietarios de algo termina en ese algo material.  Es también una muestra de la falta de amplitud de esos pensantes trastornados por la mediocridad.  Para mí el hogar que conocí allí no existe nunca más y nada lo sustituirá porque simplemente, al partir para siempre de un lugar, lo perdido no es compatible con lo ganado, y viceversa.

 

1ª foto)  La fachada o frente de la casa.

CASA_CAMAGUEY2000Dic

Los colores han cambiado.  La reja de la ventana es la misma, pero la ventana en sí era de madera y tenía dos hojas, en los que habían postigos y cristales coloreados, tanto vertical como horizontalmente arriba.  La puerta estaba barnizada y no existía la reja --una aportación dado el grado de delincuencia--.  Es una puerta que ocupa todo el espacio del hueco de la misma, en la que existe una segunda puerta que es la que se utiliza habitualmente.  De haberse tomado una foto antes del año 82 en que salimos, desde el mismo ángulo, la ventana no se vería porque quedaba oculta por un álamo que crecía frente a ella, en el espacio donde todavía se conservaba la tierra.  Ese árbol  se dividía a medio tronco en tres ramas fuertes que fueron utilizados por los muchachones de la familia Miranda para desde él insultarme a mí (con los calificativos que todos los de la época del Mariel pueden recordar) y a mi madre llamándole "puta" y vaticinándole que sería exhaustivamente singada por los negros americanos, color de piel que ellos consideraban despreciable, doblemente despreciable pues estos chicos eran, son y serán negros negrísimos, y casi con toda seguridad actualmente formarán parte de la fauna miamense, pero nunca de su flora.

La casa la compró mi padre en el año 1955, reformándola completamente, y en el año 56 nos mudamos a ella, desde el número 59 donde vivíamos en alquiler (que era propiedad de Ballín, un gallego amigo de mi padre, que vivía en un chalet calles abajo).

La casa del lado izquierdo también era de mi padre.  La compró en el año 57 al tocarle el segundo premio de la lotería nacional.  Vivía allí un matrimonio gallego.  Él trabajaba en los Ferrocarriles y murió de cáncer en el año 58.  Quedó viviendo allí su viuda, Caridad Cuervo.

 

2ª foto)  Izquierda de la acera.

CASA_CAMAGUEY2000Dic 001

En la foto, entre la casa nº 63 que está al lado de la que yo viviera (foto anterior) y la continuación de éstas, falta la vivienda que fuera de los Cazo, padres, También gallegos, y una sobrina Emma Cazo; los hijos de Pedro y Balbina Cazo vivían también en la cuadra, con sus respectivas familias, en la acera del frente.

Le siguen la casa de los Balmaseda, la de los Carbonell, la de Virtudes, su hermano y sus sobrinos.  La última puerta formaba parte de una quincalla durante los 50 y buena parte de los 60, hasta que posteriormente fue convertida en casa.

Donde hay tierra, incluso donde no la hay, estaban plantados los álamos, que desaparecieron todos durante el período especial convertidos en leña para cocinar.

 

3º foto)  lado derecho de la acera.

CASA_CAMAGUEY2000Dic 002

Álamos inexistentes que todavía puedo ver.

Al lado nuestro, en el 59, la casa de los Cortés.  René Cortés y Blanca Mayo, inmejorables.  René leía mucho, a él le dejé la mayor parte de mis libros.  Fueron almacén, refugio y cómplices de lo relativamente poco que pudimos salvar del inventario.  Con Blanca canjeamos la máquina de coser para que se quedara con la de mi madre, mucho más moderna que la suya.  Para tomar el café de las tres nos comunicábamos por golpes en la pared, bien en la saleta o en el comedor.  También me ocultó los escritos y mi máquina de escribir de posibles peligros.  Y sin saber exactamente qué, nos acompañó en el miedo y la incertidumbre con que vivimos los dos últimos años posteriores al Mariel por haber caído en una estafa para salir del país engañados por una vecina de enfrente, Rosa Cadenas.

La siguiente casa estuvo ocupada por los Sastre: padre y dos hijas, que partieron a Estados Unidos durante los 60.

Le seguía la casa de Carmen y Manolo Rúa, los dueños de Tagarro.  Gallegos inolvidables, con un corazón de oro, tanto ellos como sus hijos.  Nos volvimos a encontrar con Carmen otras tantas veces aquí en Madrid.

Y lo último que se ve es una cuartería que era propiedad de los Rúa.  Durante los 50 y primeros años 60 fue una cuartería "decente".  Imposible recordar todos sus moradores de entonces, pero, aparte de Manolín el gallego, habían personajes memorables como el chino Zoila (que vendía maní y era maricón; a los muchachos del barrio siempre nos preguntaba la hora para a continuación susurrarnos: "muchacho-saca-picha, muchacho-saca-picha"); desapareció de un día para otro, nunca más se supo de él y no oí a nadie jamás preguntarse por la suerte del pobre chino; y también estaba La Favorita, que era puta gordísima, como salida de Amarcord, que trabajaba la zona del Mercado de Abastos de Santa Rosa pero nunca allí donde vivía, me parece estar seguro de que nadie le daba el saludo.  También vivía un matrimonio chino: él era cocinero y ella no sé qué, ella era una mujer finísima, muy delicada, como una flor de lis.  Y con la Revolución llegó Remigio, que ocupaba justamente el ventanal que da a la calle, pero eso ya mereció un poema y merece un post aparte.

Después (fuera de foto) está la escuela primaria "Rafael Guerra Vives", construida por Batista, pero inaugurada por Fidel.

 

4ª foto)  Sala y saleta.

CASA_CAMAGUEY2000Dic 003

Aunque, naturalmente, es la misma saleta tomada desde la sala en línea recta al pasillo, apenas la reconozco: tan importante es el mobiliario que ha formado parte de la vida de uno.

 

5ª foto)  Pasillo.

CASA_CAMAGUEY2000Dic 004A

Lo que más desagradablemente me impresionó fue "el cielo encabillado" como protección para los ladrones.

La reja blanca que se ve cerrando "el pasillito" era la que tenía la casa en la ventana de la calle cuando mi padre la compró.  Esa reja (entonces no blanca) se guardaba en el trastero del patio, o "cuarto de desahogo" como es más común decir en las casas cubanas.  Antes de la Revolución, en lugar de las rejas había cortinas venecianas a ambos lados.  Con el paso del tiempo quedó solamente la que pega a la pared derecha pues arreglar una de ellas venía costando una cuarta parte de mi sueldo, y, naturalmente, se hacía mediante una persona que se buscaba la vida fabricando él mismo las cintas y los mecanismos necesarios.

La señora de la casa (con el rostro sombreado) está en la puerta de otro pasillo que conduce al cuarto de baño.

 

6ª foto)  Las dos primeras habitaciones.

CASA_CAMAGUEY2000Dic 005

La foto está tomada desde la que era mi habitación hacia la de mis padres.  Los batientes de cristal azul que se ven al final servían de separación entre ellas.

 

7ª foto)  El comedor.

CASA_CAMAGUEY2000Dic 006

Como en buena parte de las casas cubanas que imitaban el estilo colonial, el comedor está al lado de la cocina.

La puerta abatible de tres bandas ha sido sustituida por una puerta de dos hojas.

 

8ª foto)  La cocina.

CASA_CAMAGUEY2000Dic 007

 

 

9ª foto)  El patio.

CASA_CAMAGUEY2000Dic 008

De nuevo, más rejas de cabilla.  La puerta anti-ladrones no existía, por supuesto.  La ventana es la original.  Ese es el trastero.  Su tamaño es superior a cualquier habitación "pequeña" de las que he pernoctado en España, y más o menos igual a la considerada aquí como habitación principal.

En ese trastero oí a mi padre hablar en gallego por primera y única vez de forma espontánea.  Por los respiradores --situados en la parte superior de las paredes-- habían entrado cuatro ratas, enormes como hurones, y un día nos pusimos a la tarea de darles caza.  Recuerdo que estaba en casa Raúl Parrado, amigo pintor también emigrado a España y creo que ya fallecido.  Después de lograr matarlas, mi padre empezó a comprobar los destrozos que habían dejado, y al ver lo que habían hecho en una montura y una capa de agua (de campo) que se habían salvado de la Reforma Agraria, exclamó: "¡Ratas, filhias de puta!"

No mucho antes de su muerte me llamó un día para que le ayudara a mover baldosines viejos que se apilaban detrás de la puerta.  Aquella montaña escondía una especie de zulo lateral que escondía dinero de la era republicana, que más tarde quemó dentro de un balde.  En fin...

Bajo suelo, mi padre hizo construir un aljibe.  Al extremo izquierdo inferior existe una losa para, originalmente, abrir o cerrar una llave de paso.  Como también el agua se nos racionó desde tiempos inmemoriales (¿había nacido ya Fidel?), las tuberías y todo el alcantarillado dejó de funcionar correctamente.  En el aljibe habían bastantes cucarachas, enormes, kafkianas cucarachas.  Ese agua solamente la utilizábamos para regar las plantas.

-o-

Quizás debería colgar algunas otras fotos de los primeros tiempos de la casa, o algunas escasas de los últimos tiempos que la vivimos.  Recordar (la empleomanía cubana que pueda leer este post) que hubo largas etapas de nuestras vidas (esas cosas "que tal vez un día valieron un poco") en que no había máquinas de fotografía ni carretes ("rollos" se llamaban en Cuba).  Pero, en fin, esas otras fotos tal vez serán para otro día: esta noche estoy demasiado cansado para cualquier cosa.

 

(C) 2009 David Lago González

Etiquetas de Technorati: ,,

Enlaces a esta entrada: http://theplacewherenothingisreal.blogspot.com/2007/10/camagey-la-calle-donde-nac.html

miércoles, 28 de enero de 2009

Última estancia en Davos (poema)

 

Hoy es el aniversario de José Martí.  Ante la excesiva proliferación de estudiosos y expertos sobre su obra, mi ignorancia siempre me ha aconsejado mantener un cauto silencio, no en sí por consideración a estos sino por respeto al ser humano, poeta, pensador, escritor, romántico, que devino emblema nacional y que, a partir de su muerte, ha sido utilizado por todo tipo de seres muy por debajo de su talla como ataque y contraataque de unas mismas ideas o de ideas diferentes.  Como dijo John Lennon de ellos mismos en comparación con Jesucristo, en el desbordado patio cubano, con cercas y sin cercas, su nombre ha bailado más que el de Dios sobre la punta de disímiles e infinitas lenguas, y cien años de sucia historia política de despreciable monta le han convertido en un comodín al que todos ofrecen, en secreto, el valor del escudo para esconder desmanes, errores y horrores, y por otra parte, al descubierto, también el de un espejo de justas menciones.  Pero estoy seguro de que si hoy viviera, manteniendo la misma ética que se advierte en sus palabras, ya habrían existido innumerables Pedros que le habrían negado muchas más veces que tres, y no pasaría de ser un apestado incomprendido.

David lago González

.

AlbertoSouto_05DavosPlatz1922

(C) Arturo Souto (Davos Platz, 1922)

.

¿Qué importa el paisaje, la Gloria, la bahía, la línea del horizonte?

Lo que yo veo es el callejón.

Manuel Bandeira

.

¿Ha oído hablar de La Patria?

Sí, sin duda: en sus jóvenes años fue tan zarandeada como en los míos.

Seguramente también sintió vergüenza de esa falacia,

y esa mezcla de rabia y piedad por los labios que la limitaron a una cáscara de nuez,

a una piedra que deshace la fuerte paz translúcida del cristal,

a un número sobre el antebrazo del alma, al asta que pincha estúpida la nube,

a la tea que nos acercan al rostro para identificarnos

o para quemarnos los ojos. A veces recelo de que incluso aquí,

perdidos en el tiempo, estemos a salvo del rebrote que hace temblar mis manos.

¿Lo advierte...? No obstante, dicen que no estoy enfermo.

Yo me río, me encrespa la practicidad incapaz de ver

lo que tantos ilusionistas han hecho con el inflamado espíritu

que una vez fue inocente, imberbe ausencia del peligro.

¡Nos han arruinado! Yo me río, ¡acompáñeme!

Pues sí, tiene razón: más vale el leve riptus

de una sonrisa que aspiramos como suspiro.

En eso se ha convertido la felicidad.

Aún acatamos la obsesión de no bajar la guardia...

La patria;

la patria, Herr Castorp, siempre fue para mí

un salón con dos sillones triunfales, asomados al sol y a las sombras;

medio tonel de madera luciendo una lustrosa begonia gigante;

un cuaderno donde el grafito descubría mágicas formas sobre un papel de seda

y yo, maravillado, pensé aquella noche

que esas siluetas eran lo que los mayores llamaban vida y hombres.

Y al crecer, como usted, me di de bruces con las antorchas, las banderas,

el espejo negro de las botas, los cristales rotos, las teas insolentes,

y las puntas de los dedos

que señalan a nuestras almas como a algo peligroso,

debilidad que no merece el aire de la patria.

Tal vez no nos dimos cuenta

de que siempre quedamos atrapados en un callejón sin salida,

y sin salida sería aquella línea que por encima del muro suponíamos horizonte.

.

(Madrid, 18 de enero de 2004.)

© 2004 David Lago González

lunes, 26 de enero de 2009

Readers Digest's Selections - Mi personaje inolvidable

.

 sd995457

.

dos recuerdos de ADOLFO LLAURADÓ

 

Hacia el año 1968 Adolfo Llauradó era bastante insufrible como persona. Buen actor, pero poseído por una vanidad que sólo permitía la adoración.

En Santiago de Cuba coincidí con él dos veces. Se realizaba el Primer Encuentro de la Canción Protesta, y después de la noche inicial fuimos a celebrarlo a la mansión de unos burgueses cuyo apellido no recuerdo y que parece que habían descubierto el discreto encanto de la Revolución, o la conveniencia de servirle. Da igual. La reunión allí fue muchísimo más enjundiosa de lo que puedo referir en torno al difunto, pero como éste andaba mariposeando por la casa y, sobre todo, por el bello y ancho patio central donde nos encontrábamos todos, como si fuera... eso, una mariposa perdida de la lluvia de lepidópteros de Macondo, la dueña de la casa, harta ya de tanto “artisteo” y de tanta mariconería fría, le dijo muy en alta voz: “Adolfo, que no estás en Hollywood...” Por aquel tiempo el sujeto parece que había sufrido un accidente de coche o algo así, y llevaba la cabeza vendada, posiblemente escayolada, a la altura de la frente, y del lado derecho de ésta le salía un alambrito doble que terminaba en una vuelta hacia arriba. El asunto era como metafísico o galáctico, futurista en todo caso.

A los dos días, por la mañana, Niki y yo fuimos a visitar a Roberto, que se hospedaba en un hostal precioso, maravilloso, donde también se alojaba Modesto, el del ICAIC, creo que todavía marido de la que después sería la primera mujer de Silvio y madre de su hija actriz. Roberto estaba muy nervioso y nos dijo que nos teníamos que marchar enseguida porque..., porque..., porque venía Adolfo Llauradó a acostarse con él. Roberto era bellísimo y siempre ha tenido un extraño pacto con la eterna juventud que nunca ha revelado si fue establecido con El Diablo, pero con quién si no... Nosotros intentamos disuadir a Roberto de cómo iba a acostarse con un tipo tan pesao, pero nada pudo convencerle. El caso es que no nos fuimos porque queríamos joderle “el palo” a la Llauradó con nuestro hermoso amigo camagüeyano de piel de manzanA (o puedo decir “de manzanO”, todavía existían por entonces). Niqui y yo nos miramos en silencio y sin mediar ni un solo gesto nos pusimos de acuerdo en algún plan que no sabíamos cuál sería.

En eso llegó Adolfito, con su alambrito y su pose de estrella. Ni Nikitín ni yo le miramos. Entonces comprendimos lo que minutos antes habíamos acordado mediante nuestras artes telepáticas: ignorarle. Totalmente poseídos del espíritu Teatro Estudio en acción, nos pusimos a conversar sobre veinte fruslerías que no venían al caso, sin dedicar ni una sola mirada al susodicho. Pasábamos por delante de él como si no existiera. Brincábamos su espacio vital, lo obviábamos. Nos volvíamos hacia la silla que él ocupaba como si estuviera vacía.

Aguantó la inexistencia sólo quince minutos. Y, sin probar la textura de nuestro hermoso amigo, se largó.

© 2009 David Lago González

viernes, 16 de enero de 2009

Mi casa

.

Os invito a mi casa.

.

I'll light the fire
You put the flowers in the vase
That you bought today


Staring at the fire
For hours and hours
While I listen to you
Play your love songs
All night long for me
Only for me


Come to me now
And rest your head for just five minutes
Everything is good
Such a cosy room
The windows are illuminated
By the sunshine through them
Fiery gems for you
Only for you


Our house is a very, very fine house
With two cats in the yard
Life used to be so hard
Now everything is easy
'Cause of you
And our la,la,la, la,la, la, la, la, la, la, la.....


Our house is a very, very fine house
With two cats in the yard
Life used to be so hard
Now everything is easy
'Cause of you
And Our


I'll light the fire
And you place the flowers in the jar
That you bought today

(Crosby, Stills, Nash & Young - Our House Lyrics)

.

La puerta.

001

 

La tarja.

002

 

La tarja (zoom)

003

 

El balcón del salón.

004

 

El balcón del salón (zoom)

005

 

La puerta desde dentro.

006

 

El zaguán.

007

.

La fachada del piso.

008

 

La ventana de la cocina y la planta del dinero.

009

 

Mi laurel.

010

 

Hasta aquí la primera parte.  Otro día os invito a entrar.

.

(C) 2008 David Lago González

Etiquetas de Technorati: ,

martes, 13 de enero de 2009

ANTONIO DESQUIRÓN OLIVA - Existen

.

Mi-Mi Moscow_Clepsidra of God

Mi-Mi Moscow (Clepsydra of God)

.

Los fantasmas sí existen

Y el mundo está repleto de ellos.

Fantasmas grandes, que se ocupan

en evitar que crezcas:

Pueden hacerlo desde dentro, convenciéndote

De que eres un imbécil

O de que otros tienen más mérito

O de que estás completamente errado

O de que eres un incomprendido que ya lo ha intentado todo

O quizá la propia vanidad trate de cegarte

Y llegues a creer que

La obra de tus adversarios

Carece completamente de valor.

Pueden enfermar tu alma

De desaliento, de tristeza y dolor

De desengaño por cosas que pertenecen más

Al mundo de la Fé que al de los Hechos.

A saber…

También obran desde afuera,

Creando leyes, regulaciones, costumbres,

Creencias populares o académicas

Fenómenos de la naturaleza, enfermedades;

Mi-Mi Moscow_ 2007_1541796650_da9d0bfcd4_o 

Mi-Mi Moscow

.

Los fantasmas pequeños,

Al igual que los grandes, buscan apagar:

te rodean en tu casa,

Tu trabajo, los sitios que frecuentas.

Se ocupan de crear problemas, de hurtarte,

de dañar algo que has hecho:

es como si te pellizcaran con la intención de acabar contigo.

Todos los fantasmas —les fascina la materia—

se corporeizan:

Unos se convierten en fuerzas históricas, gobernantes, legisladores,

Rectores, magistrados, policías, jefes de cualquier cosa,

Sacerdotes, personas de respeto.

Otros vienen como falsos amigos, vecinos, colegas, incluso familiares.

Te miran en detalle,

Te consideran,

Te miden,

Quieren cumplir cuidadosamente su deber.

Por eso no te dejan en paz:

Te entristecen, te hacen indigno de esto y aquello

Te desaparecen para siempre todo lo

Que has tardado años en adquirir.

O te lo arruinan.

En fin, que no te dejan avanzar.

.

Mi-Mi Moscow_I saw the light 2008

Mi-Mi Moscow  (I saw the light)

.

Claro que los fantasmas

Sólo se agrupan alrededor

De personas verdaderamente especiales

—como pertenecen al mundo espiritual

saben quién es quién y por eso los atajan—

Pero como ellos sí viven en la confusión,

Tampoco hay que odiarlos.

.

Mi-Mi Moscow_NIHIL 2008

Mi-Mi Moscow  (Nihil)

.

Aunque tienen fama de invencibles

No lo son,

O al menos, a la larga no necesariamente

Logran su objetivo.

Evitar su perniciosa acción compete a nuestra capacidad de creer,

Y no creer al mismo tiempo

De no ser total y

Absolutamente escépticos,

De no quedarnos “tan calvos que se nos vean los sesos”

De no tener asco de demasiadas cosas

Y de olvidar mucho

Sin decirlo mucho.

.

Cuabitas, enero 12- 2009

© 2009 Antonio Desquirón Oliva

Etiquetas de Technorati: ,

domingo, 11 de enero de 2009

Madrid nevado

.

Ayer sábado tocó deshielo.  Al mediodía, el débil sol comenzó a deshelar los tejados, aleros y balcones de los edificios, los toldos de las ventanas y los locales, y se hacía difícil caminar por la acera porque prácticamente aquello se convirtió en una suerte de lluvia.

 

El día anterior, viernes 9 de enero de 2009, la nieve cayó abundantemente sobre Madrid.  No caía una nevada parecida desde 1977.  Había disfrutado de la sorpresa de la nieve otras veces porque hasta hace tres años viví en la zona norte, con grandes áreas ajardinadas, y la nieve cuajaba durante días, pero el centro de la ciudad era un lodazal debido a las calefacciones y el tráfico.

 

Cuelgo aquí unas cuantas fotos que tomé desde el balcón de mi habitación.  Ojalá que la nieve nos lave bien a todos.

.

foto 010

.

foto 013

.

foto 014

.

foto 015

.

foto 016

.

foto 019

.

foto 020

Todas las fotos (C) David Lago González

.

Etiquetas de Technorati: ,,

jueves, 8 de enero de 2009

KARIN ALDREY - (sin título)

.

metallic insect2710040123_9e280caea1

.

Soy  un insecto metálico

bebo helio con fuego

desconozco el sexo

me alimento de energía nuclear.

Cuando amanece

exprimo un planeta

y consumo sus volcanes.

Ayer aprendí  nuevas palabras.

Hoy aprendo a olvidarlas.

.

(01-07-08)

© 2008 Karin Aldrey

Etiquetas de Technorati: ,

miércoles, 7 de enero de 2009

domingo, 4 de enero de 2009

98.6 by Keith

.

For my friends Elio, Carlos Alonso & Carlos Victoria,

wherever they ever could be...

.

Have a good night, witches.

David

.

Etiquetas de Technorati: ,